Una de las recetas más fáciles y extendidas de la cocina mallorquina, que se puede elaborar todo el año. | Lola Olmo

1

Paco Ferrer representa a la tercera generación de la familia al frente del bar restaurante Can Xorri (calle Major, 2, Montuïri) que fundara su abuelo, Can Xorri, y que más adelante gestionara su madre. El negocio estuvo cerrado por un largo periodo de 25 años, hasta que en 2004 el joven que había crecido entre las mesas y la barra de aquel local, decidió reabrir este imponente caserón, reformado y reconvertido en restaurante que atrae a numerosos residentes y turistas hasta la comarca del Pla. Cocina mallorquina y mediterránea, tradicional, en la que las señas de identidad son el Arròs brut y las Sopes mallorquines.

Ingredientes
➞ Aceite de oliva virgen
➞ 1 cebolla
➞ 2 tomates de ‘ramallet’
➞1 pimiento rojo
➞ 2 ajos
➞ 1 puerro
➞ 1/4 coliflor
➞ 1/4 col
➞ 2 manojos de espinacas
➞ 2 manojos de acelgas
➞ 1/4 manojo de perejil
➞ sal
➞ pimienta
➞ 200g de magro de cerdo
➞ 1/2 l, agua (o caldo).

Elaboración

Las sopes son un plato de gran sencillez, de aprovechamiento, en el que cabe prácticamente toda hortaliza de temporada. Se puede elaborar solo con ingredientes vegetales, pero incorporar un poco de magro de cerdo le da una mayor consistencia y sabor.

Es casi obligatorio cocinar las sopes en una cazuela de barro. Calentar un chorro generoso de aceite de oliva, y sofreír la cebolla, los ajos y el puerro, todo bien picado. Añadir el magro cortado en pequeños dados y rehogarlo con el sofrito. Después ir añadiendo el resto de vegetales, como el pimiento, las espinacas, las acelgas, la coliflor y el perejil, todo cortado a trozos. Aderezar con sal y pimienta, incorporar el agua o caldo y las sopes en sí, que son unas rebanadas muy finas de pan especial, que aún se puede encontrar en numerosas panaderías tradicionales.

Dejar que se termine de cocer todo junto unos minutos, rectificar de sal y servir. Una receta tan antigua como exquisita.

PACO FERRER, tercera generación de la familia.

Can Xorri está ubicado en una antigua casa de tipología rústica, casi en la plaza de Montuïri. En la parte trasera, cuenta con una amplísima terraza que, con el buen tiempo, se llena de ciclistas y turistas, atraídos por sus vistas panorámicas sobre los campos. Está abierto desde primera hora, y se sirven desde desayunos a meriendas y tartas, además del almuerzo, en el que destacan arroces, pastas y carnes, así como una carta de pizzas.