Uno de los parajes quemados en Andratx. | ALEJANDRO SEPULVEDA

44

Las previsiones se cumplieron y el Institut Balear de la Natura (Ibanat) dio por controlado ayer, a las 20.00 horas, el incendio que ha afectado 2.335 hectáreas de masa forestal en Andratx, Estellencs y Calvià. No obstante, las labores de extinción se alargarán por espacio de varios días y una vez que se dé por finalizado se podrá realizar el recuento exacto de la superficie quemada, ya que dentro de estas 2.335 hectáreas afectadas hay ‘islas’ de vegetación que han quedado sin arder. Aún así se trata de uno de los peores incendios forestales de las últimas décadas en Balears, que ha tardado una semana en poderse dar por controlado.

Vecinos

Los vecinos de Estellencs exigieron ayer que se reabra cuanto antes la carretera hacia Andratx para evitar que el pueblo «sea una ruina», ya que los turistas no pasan por la localidad y, por tanto, no hacen gasto en los distintos establecimientos.

Noticias relacionadas

Desde el Consell de Mallorca indicaron que a principios de la semana que viene se podrá determinar cuándo se rebarirá la carretera. Al respecto, el alcalde de Estellencs, Tomeu Jover, indicó que «a mí me han dicho que se prevé abrir a finales de semana, pero yo espero que sea a mediados, sabemos que lo importante es la seguridad de las personas y hasta que no esté garantizada no se abrirá la carretera, lo importante es que se está trabajando para reabrirla pero no nos podemos relajar y se tiene que abrir cuanto antes».

El paisaje del tramo entre Andratx y Estellencs ha quedado completamente ennegrecido y Jover lo calificó como «un desastre».

De momento, los únicos que pueden ir de Andratx a Estellencs o viceversa son las personas que viven en un municipio y trabajan en el otro, pero recorren la carretera siempre autorizados y bajo control.

Con el cierre de la carretera, Estellencs ha dejado de recibir gran cantidad de turistas. Pepe, encargado del Bar Es Grau, uno de los establecimientos clásicos, manifestó ayer que «agosto es el mes de mayor actividad, tengo doce empleados pero ahora no viene nadie, el pueblo está vacío y esto es una ruina, si no se reabre pronto la carretera no sé qué vamos a hacer».