La regidora Sonia Vivas. | ARCHIVO

78

La regidora de Justícia Social, Feminisme i LGTBI de Cort, Sonia Vivas, amenaza con romper el Gobierno del Ajuntament, dejándolo en minoría, si el concejal de Participació Ciutadana, Alberto Jabado, ambos de Podemos, boicotea la celebración del primer Pride (Orgullo) de Palma. En una carta redactada a la que ha tenido acceso este periódico, Vivas asevera que «hoy 25 de mayo de 2022 comienza mi cuenta atrás como concejala de Gobierno, ya que si no se rectifica y se actúa de buena fe en este asunto crucial para la comunidad LGTBIQ, me veré obligada a romper el Gobierno municipal, que con mi salida quedará en minoría, forzando así que tenga que llevar a cabo políticas de consenso». El plazo expira el 28 de junio, Día Internacional del Orgullo LGTBI.

Vivas explica en la carta que desde su área «hemos visto, con estupor, como se han bloqueado procesos y procedimientos por parte de Participació Ciutadana y, en definitiva, se han colocado palos en las ruedas constantemente para que no se lleve a cabo dicha celebración vital para el colectivo». Tanto es así, añade la edil en la misiva, que «el concejal Jarabo ordenó la paralización de la celebración de manera verbal y faltando al procedimiento administrativo ordinario».

Ante estos hechos, Vivas asegura que «como lesbiana visible y concejala que lucha por los derechos de las personas LGTBIQ me veo en la obligación de actuar en conciencia», por lo que, en primer lugar, puso al corriente al alcalde, José Hila, de un «posible caso de discrecionalidad de la Administración con sus administrados». El primer edil, explica Vivas, se reunió el martes con Jarabo «sin haber logrado que éste cambie de idea». El siguiente paso, entonces, ha sido redactar la carta en la que anuncia su intención de dejar el Gobierno pero conservando su acta de regidora.

Vivas entiende que «la gravedad de los hechos está en que, no solo está boicoteando la celebración del Pride, sino que se está impidiendo una expresión popular de lucha contra la LGTBIQ Fobia en su semana grande impidiendo a los colectivos llevar a cabo sus actividades previstas».

La edil podemita recuerda que la celebración del primer Pride de Palma consiste en una semana de actividades en torno al tema LGTBIQ y nace del consenso y la unión de entidades que han ido naciendo en los últimos años y un grupo de empresarios. Este movimiento «lo capitaneó la asoicación Ella, que no solo ha trabajado intensamente, sino que ha puesto parte de su patrimonio en la celebración del primer Pride».