El Consistorio ya había anunciado su intención de adelantar el horario de cierre de esta zona. | S. Amengual

40

Los empresarios de restauración de la Llotja están «indignados» y se sienten «engañados» por el Ajuntament de Palma. El pasado martes por la noche varios de ellos recibieron la visita de policías locales que les advirtieron de que las terrazas debían retirarse a las 23.00 horas a partir de ahora. Hasta ese momento, el horario era de 07.00 a 00.00 horas de lunes a a jueves y hasta las 00.30 horas los fines de semana y vísperas de festivo.

Nadie sabía nada, aseguran, del Decreto 6438 del 1 de abril de 2019, publicado por el BOIB el día 6, por el que se establece esta regulación específica que modifica los horarios regulados por la nueva Ordenanza municipal de ocupación de la vía pública, únicamente en lo que hace referencia a las terrazas de la Llotja.

El presidente de Restauración Mallorca, Alfonso Robledo, aseguró este miércoles que «todo el sector está indignado por este decreto del que no teníamos conocimiento». Estudiarán recurrirlo y «vamos a movilizarnos y a presionar lo que haga falta».

Robledo entendió que «esto tiene un interés político y electoral». Más aún, desde la patronal se hizo constar que «en las autorizaciones de la ocupación de la vía pública que estos empresarios han renovado en abril figuraba el horario que había hasta ahora».

Pero lo cierto es que el Pacte ya había manifestado hace un año su intención de adelantar, vía decreto, el cierre de las terrazas de la zona de la Llotja a las 23.00 horas, para dar cumplimiento a una sentencia del TSJB de 2014, que da la razón a los vecinos de la Llotja sobre los problemas de ruido que padecen.

El decreto establece que el horario permitido, para las terrazas es de 08.00 a 23.00 horas todos los días de la semana, desde el día 15 de abril en adelante. La regulación afecta a la zona de la Llotja, en el marco físico delimitado como Zona de Especial Protección, comprendida entre la avenida Antoni Maura y la calle Apuntadors, plaza Drassana, calle Consolat y Passeig Sagrera.

Indica también que en los autorizados deberán retirar todos los elementos de la ocupación al ser requeridos por el Cort, en caso de que éste realice actividades o de necesidades urbanísticas o imprevistas.