Josep Juan Cardona, en una imagen de 2010. | T. Ayuga

32

La recogida de firmas para pedir el indulto del ex conseller balear Josep Juan Cardona, condenado a 16 años de cárcel en 2013 por corrupción, suma unas 2.000 adhesiones desde su puesta en marcha hace «tres días», ha indicado este miércoles a Efe la abogada ibicenca y ex Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano, promotora de la iniciativa que se centra en Baleares.

Cava de Llano, que ya ha presentado la solicitud de indulto ante el Ministerio de Justicia el pasado 31 de marzo, quiere adherir las firmas de apoyo, como demostración de que la gente de Ibiza y del resto del archipiélago, que «es la gente que lo conoce, cree que es merecedor» de esta medida especial, ha indicado.

La ex Defensora del Pueblo destaca que, entre las firmas, que son anónimas de cara al resto de firmantes y usuarios en general, «solicitan el indulto personas de muy distintos partidos políticos», un consenso político que ha equiparado al apoyo que recibió Cardona cuando se le otorgó en enero su primer permiso de salida.

Cardona, conseller de Comercio, Industria y Energía en la legislatura de Jaume Matas de 2003 a 2007 y expresidente del PP de Ibiza, fue condenado a 16 años de prisión y a pagar 2,2 millones de euros acusado de liderar, en el conocido como caso Scala, una trama que desfalcó más de 8 millones de euros a las arcas públicas.

El exconseller nunca admitió los delitos por los que cumple condena desde el 30 de julio de 2013, por asociación ilícita, malversación, cohecho, falsedad documental por funcionario y en documento mercantil, prevaricación y fraude a la administración.

Cava de Llano considera que la pena es «absolutamente excesiva» para una persona que «carece de antecedentes penales» y cuya conducta de prisión «ha merecido más de cien recompensas».

La abogada defiende que «quizás por asumir culpas que no le correspondían» y por no pactar con el fiscal porque quiso «un juicio justo hasta el final», Cardona cumple una pena «extrema».

También recuerda que Cardona tiene una madre de 85 años, viuda y «muy delicada de salud», y que en la actual situación de pandemia «es un argumento más a tener en cuenta».

«La cuestión es que lleva siete años interno en la prisión y le quedan nueve para el cumplimiento de la condena. Es absolutamente excesivo y creo que bien merece en indulto», insiste la ex Defensora del Pueblo.