Joan Conejo alma creativa de la gala Navidad entre amigos. | Ultima Hora

0

Transformará por cuarto año consecutivo Son Termes en una dulce noche en la que se sentirá la Navidad.

En 2014 nace su marca personal Joan Conejo, especializada en el diseño de proyectos creativos y singulares para eventos. Desde su taller, con su equipo, se ocupa de crear todo el concepto del evento y desarrollar cada espacio y momento, hasta el último detalle.
Su trabajo engloba el diseño de espacios, la decoración y todo el montaje.

Él es el alma creativa e inspiradora de la gala Navidad entre amigos, siempre atento a las nuevas tendencias y con una capacidad infinita para innovar y sorprender con sus propuestas año tras año.

Este año el punto de partida nace de los niños que hacemos felices con esta gala, unos niños con los que compartir un dulce hogar (sweet home).

¡Hogar, dulce hogar! ¿dónde estar mejor que en casa?, pero desgraciadamente muchos niños no tienen este dulce hogar, la calidez de la familia, una casa o un simple dulce.

De aquí la importancia de galas como estas, con las que colaborar se ha convertido en una magnífica oportunidad de aportar algo al mundo y dar a los demás, dice él diseñador.

Un poco más de Joan Conejo, por su apellido y por ser parte de su yo, le encanta coleccionar figuras de conejos. Los tiene de todos los países, colores y tamaños, pero quizás uno de los que más le atraiga sea el de Lewis Carroll. Por eso nos dice: Gracias, a quien cree en la metáfora de seguir al Conejo Blanco consiguiendo que mis locuras se hagan realidad.

Al preguntarle cual será la inspiración para la gala Navidad entre amigos de Esteban Mercer, por ahora solo nos cuenta: “Ya me he puesto el chaleco, y estoy murmurando en voz baja porque ya llego demasiado tarde a mi destino. Todos los que me siguen, me encontraran el próximo día 28 para vivir la Navidad.

No voy a descubrir si al entrar por la puerta de Son Termes les llevaré al jardín de la del Reino de los palos de azúcar, o al interior de un bosque con una humilde cabaña. Pero para los curiosos, si les diré que puede que se sienten en sillas de cristal mientras cenan en mesas de terciopelo rojo y beben en copas de oro bajo un dulce cielo, ¡o puede que no! Lo único que les desvelaré es que si siguen al conejo blanco se llevarán la magia de las navidades en su interior.”