Isabel Servera Pocoví, de 20 años, y Javier Sánchez Artigues, de 27.

39

La muerte de los dos jóvenes causó este martes consternación en Montuïri y Vilafranca, donde vivía Isabel y Javier. El joven trabajaba como camarero en una cafetería de Lloret y ella en un bar de su localidad. En Montuïri, el ayuntamiento ha decretado tres días de luto y las banderas ondean a media asta. Javier también era muy conocido por su afición a varios deportes, entre ellos el fútbol y pádel.

La pareja de novios -Francisco Javier Sánchez Artigues, de 27 años e Isabel Servera Pocoví, de 20- falleció tras estrellarse con un Audi A3 contra la rotonda de Modelmon, en la carretera de Manacor, a la altura de Algaida. La chica, vecina de Montuïri, murió en el acto y el joven, de Vilafranca, horas después en el hospital.

De acuerdo con los datos facilitados por la Guardia Civil, el accidente ocurrió sobre las cuatro menos cuarto de la madrugada, cuando por causas que están siendo investigadas el coche de Francisco Javier hizo un recto en la rotonda de Algaida, la atravesó, y se estrelló a gran velocidad. Otros conductores fueron los primeros en pedir ayuda a los equipos de emergencia y hasta ese punto kilométrico se desplazaron Bomberos de Mallorca, guardias civiles de Tráfico y ambulancias.

Noticias relacionadas

Fallecida y atrapado

El piloto, que al parecer no llevaba el cinturón de seguridad, estaba consciente y gritaba pidiendo ayuda. A su lado yacía muerta su acompañante. Los bomberos de los parques de Llucmajor y Manacor iniciaron las labores para tratar de liberar al herido, que estaba atrapado entre el amasijo de hierros al que quedó reducido el Audi A3. Mientras, de forma paralela, la Guardia Civil cortó el tráfico en ese carril para que los funcionarios pudieran trabajar sin problemas.

El rescate del conductor fue complejo porque su estado era gravísimo y cualquier movimiento en falso podía poner su vida en peligro. Finalmente, pudo ser liberado de entre los hierros y súbitamente sufrió un empeoramiento severo de su estado. De hecho, cuando llegaba en ambulancia al hospital de Son Espases entró en parada cardiorespiratoria, pero los médicos consiguieron reanimarlo. Fue intervenido de urgencia, pero horas después, por la tarde, falleció.

La Guardia Civil de Tráfico analizó in situ las circunstancias del accidente y llegó a la conclusión de que el coche circulaba a una velocidad muy elevada para subirse a la rotonda y entrar en sentido contrario. Este martes se practicó la autopsia a la joven fallecida, que confirmó que murió a causa de los politraumatismos y fracturas que sufrió al volcar y chocar contra la farola el vehículo en el que viajaba. Este miércoles se realizará el examen forense a Francisco Javier. Un juzgado de instrucción de Palma instruye las diligencias por el accidente con los dos jóvenes fallecidos.