El tiburón azul (tintorera) que apareció en el muelle de Palma volvió a ser visto en Cala Falcó, Calvià, donde se le practicó la eutanasia. | Michel's

36

«El equipo de Rescate de Palma Aquarium trabaja por y para los animales, en todas las circunstancias». Así comienza un comunicado en el que los responsables del centro aseguran que, en el caso del tiburón que apareció varado este sábado en Cala Falcó, en Calvià, «después de la valoración de su estado de salud por parte de la Veterinaria del Centro de Recuperación del parque se procedió con el protocolo correspondiente para estos casos», la eutanasia, «evitando alargar el sufrimiento del escualo, que presentaba daños incompatibles con la vida».

El animal, que ya levantó un gran revuelo el pasado miércoles cuando fue visto en el muelle de Porto Pi, volvió a verse en Palma el jueves, cuando fue remolcado a mar abierto. Sin embargo, este sábado volvió, en esta ocasión a Cala Falcó. «Fue la tercera vez que se le asistió en cuatro días», explica el comunicado, que aclara que «dado el mal estado de salud del animal, y después de una minuciosa valoración por parte de los expertos, no quedó más opción que practicarle tal medida [la eutanasia], con el fin de no alargar el sufrimiento innecesario del pez».

Noticias relacionadas

Los técnicos de Palma Aquarium encontraron al escualo «muy cerca de la orilla» en Cala Falcó, donde se valoró su estado, «comprobando que presenta daños irreparables». En estas circunstancias «primero se le administra un sedante para lograr tranquilizarlo y a después se le aplica el eutanásico con el fin de minimizar el dolor, estrés y procurarle una muerte digna».

En todo momento las autoridades competentes de la Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca supervisaron las actuaciones del equipo de Palma Aquarium y de la Guardia Civil. La necropsia practicada «corroboró las valoraciones previas hechas por la veterinaria y que las lesiones eran incompatibles con la vida del tiburón».

Tras la valoración del estado del animal por parte de la veterinaria, se decidió practicarle la eutanasia para «evitar alargar el sufrimiento del escualo»

El Centro de Recuperación de Fauna Marina de Palma Aquarium trabaja «por y para los animales, procurando su cuidado y rehabilitación. Sin embargo en ocasiones el equipo debe enfrentarse a situaciones muy complejas que obligan a tomar decisiones difíciles con el propósito de evitar el sufrimiento injustificado a un animal», concluye el comunicado.