20

Un hombre de 43 años de edad ha fallecido en el Hospital Ciudad de Coria (Cáceres) mientras se le estaba interviniendo tras haber sufrido una grave cogida con varias cornadas en la lidia del toro de la tarde de este miércoles en las fiestas de San Juan de la citada localidad cacereña.

Según el parte oficial, el fallecido es M.C.B, de 43 años, vecino de Moraleja, y quien a la llegada a la enfermería presenta cornada abdominal con trayectoria transversal de 30 centímetros y evisceración completa y trayectoria ascendente de 45 centímetros que rompe diafragma, penetra en cavidad torácica y repunta por espacio ínter costal tercero y cuarto.

De la misma manera, el herido presenta una cornada en región inguinal con trayectoria interna y otra cornada ascendente, así como traumatismo craneoencefálico.

El herido ha entrado en enfermería en estado de shock traumático y en parada cardiorrespiratoria. Los sanitarios proceden mediante acto quirúrgico a reducir evisceración, lavado y limpieza quirúrgica así como a la maniobra de RCPA, oxigenoterapia y respiración asistida.

El herido ha sido trasladado al hospital Ciudad de Coria con inmovilización y entra en el mismo con constantes vitales «muy bajas», y donde fallece.

La cogida se ha producido en la plaza de Coria (Cáceres) a las 20,21 horas de este pasado miércoles, al inicio de la lidia del toro de nombre «Guapetón», de la ganadería de Luis Algarra Polán, y que le ha propinado dos cornadas, una en el abdomen y otra en el hemotórax al no poder refugiarse a tiempo en la zona de barrotes.

Aunque el herido ha sido «rápidamente» evacuado al quirófano móvil y de allí al Hospital Ciudad de Coria, finalmente fallecía como consecuencia de «complicaciones» en el quirófano.

La ciudad de Coria no registraba un fallecido por asta de toro desde el año 2007, cuando un vecino de Coria falleció en la madrugada del 24 de junio a causa de las heridas que le provocó el toro «Rosalejo», de la ganadería de Victorino Martín.

Los encierros de las Fiestas de San Juan de Coria son Fiestas de Interés Turístico Nacional desde 1976 y desde 2013 sus festejos han sido declarados por la Junta de Extremadura Festejos populares tradicionales.

El otro fallecido, en Tarragona

Por su parte, un vecino de l'Ampolla falleció este miércoles en el hospital Verge de la Cinta de Tortosa, al que había sido trasladado por las heridas que le produjo el pasado lunes un toro durante la fiesta mayor de Sant Joan del municipio.

Los hechos, según ha explicado el alcalde de la localidad, Francesc Arasa, sucedieron durante la celebración de un toro embolado, en la plaza portátil, cuando uno de los animales se giró hacia el hombre, de casi 80 años y muy aficionado y asiduo a los toros, y le embistió.

«El toro le dio dos cornadas y las perforaciones, aun cuando en principio no le afectaron ningún órgano vital, le provocaron una importante pérdida de sangre», ha informado el alcalde.

El hombre fue trasladado al centro hospitalario de Tortosa, donde, pese a las transfusiones y a la atención recibida, no se pudo recuperar.

Al conocer el desenlace del suceso, el Ayuntamiento de l'Ampolla ha suspendido los actos taurinos que quedaban por celebrar, previstos para esta tarde, último día de las fiestas.

L'Ampolla había acaparado especialmente la atención este año tras la sentencia judicial que, a raíz de la denuncia de una entidad animalista, considera excluida de la ley la modalidad de «toros al mar» que se venía celebrando en el puerto de la localidad, como también se hace en Les Casas d'Alcanar.

L'Ampolla, como habitualmente, obtuvo la correspondiente autorización para celebrar toros en la plaza, con la particularidad de que este año, ante el pronunciamiento judicial, el recinto donde tienen lugar no tenía un tramo abierto al mar por donde los años anteriores saltaban los toros, sino que todo el perímetro estaba cercado.

Y, además, por si se diera la circunstancia de que un animal cayera al agua si cedía alguna de las vallas, se colocó una segunda barrera formada por una fila de boyas dentro del agua, atendiendo al requisito normativo de que todos los actos taurinos se celebren en recintos cerrados.