La avispa se caracteriza por tener un cuerpo más alargado y un fondo negro con rayas amarillas. | Pixabay

Durante los meses de verano se disparan las picaduras de abejas y avispas debido a que la vida transcurre más en el exterior y estos insectos están activos. Pese a que los síntomas no suelen ser graves, el picotazo resulta molesto y doloroso, lo cual se complica en alérgicos que requieren tratamiento de emergencia. Los himenópteros, es decir, las abejas y avispas suelen sentirse atraídas por los olores intensos como los de perfumes, la ropa de colores vivos, las bebidas azucaradas e, incluso, la comida.

¿Cómo diferenciar las picaduras?

A pesar de su parecido, no son lo mismo y sus picaduras tampoco. Aprender cuál es su diferencia, es el primer paso para tratar el picotazo. Las abejas son marrones con franjas amarillas con cuerpo redondo y pelo. Al contrario, las avispas son negras con franjas amarillas con un cuerpo alargado y sin pelo. Pero la gran señal distintiva es que al picar las abejas dejan el aguijón clavado. En cambio, las avispas pueden retirar su aguijón.

¿Cómo evitar que te pique?

Más vale prevenir que curar, por ello la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica da algunos consejos para evitar que las abejas y avispas nos piquen. Cabe recordar que estos insectos solo pican para defenderse y proteger sus nidos y colmenas. Pero si uno se apoya en tu cuerpo, es preferible que no lo espantes ni intentes matarlo ni hagas movimientos bruscos. Evita comer frutas al aire libre, sobre todo donde haya panales o colmenas. Cerca de piscinas o lugares con agua, no camines sin zapatos, sacude la toalla y la ropa antes de ponértela y utiliza colores discretos. Mantente alejado de frutales, flores y basuras.

¿Cómo saber si eres alérgico?

En caso de picadura de abeja o avispa, lo normal es que se observe una erupción, enrojecimiento e inflamación, así como sentir un intenso dolor y picor. Puede tratarse de una reacción alérgica si: se observan ronchas, hinchazón o picor en otras zonas del cuerpo; se tiene dificultad para respirar o tragar; o si se tienen mareos o visión borrosa.

¿Qué hacer cuando te pica? Pautas en función de la gravedad

  • Reacción normal: puede resultar calmante lavar la picadura con agua y jabón, así como aplicar hielo o gasas frías. Si el picotazo es de abeja, debe retirarse con mucho cuidado el aguijón.
  • Reacción alérgica local: si la hinchazón es más grande de lo normal, es conveniente tomar antihistamínicos y corticoides tópicos u orales.
  • Reacción alérgica grave: ante unos síntomas más graves, como los citados anteriormente, se recomienda acudir de inmediato a una consulta médica donde recibir cuidados de emergencia.