Previous Next
1

Las cosas pequeñas son a veces las más valiosas y sorprendentes. La cocina en miniatura que se expresa en la tapa, auténtica seña de identidad de España, ya sea en formato de variats, raciones o pintxos, ha transcurrido con el tiempo entre la tradición más casera y la más novedosa innovación técnica de la alta cocina.

Pero la tapa también tiene la virtud de haber afianzado un público fiel, en los establecimientos de casi cada pueblo o barrio del país.

Así, el 58,5% de los establecimientos hosteleros españoles ofrecen una tapa gratuita como acompañamiento a la bebida, según el 'I Estudio Nacional de la Tapa', presentado este miércoles, siendo la tapa más solicitada el pincho de tortilla.

También aparecen entre las más populares la croqueta, la ensaladilla rusa y las patatas bravas.

Vertiente económica

Con la celebración este jueves del Día Mundial de la Tapa por primera vez en España y en 29 países de forma conjunta, se pretende crear un evento internacional que promocione la «cultura del tapeo», y atraer así a un mayor número de turistas a través de la gastronomía española, que poca duda cabe de que vive uno de sus mejores momentos.

Más de 35 ciudades del país y otras 31 repartidas por todo el globo rendirán tributo a este elemento, que ha trascendido ya las fronteras y los idiomas, siendo uno de los más demandados por los turistas cuando vienen a visitarnos.

Entre sus ventajas, los entendidos apuntan que habitualmente se consumen en pie y en grupo, algo que ayuda a difundir valores positivos de convivencia, diversión y forma de vida.

Tapas oficiales

El mismo Ministerio de Cultura se encuentra detrás de la promoción a la tapa española, y ya ha iniciado los trámites para declararla Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco. «Es necesario proteger la tapa para ponerla en valor», aseguró ante los medios el ministro en funciones del ramo, Iñigo Méndez de Vigo.

A este objetivo contribuyen además reconocidos cocineros, que han puesto su firma a las Tapas Oficiales del Día de la Tapa; tomen nota: albóndigas de secreto ibérico con salsa patentada del chef Antonio Iniesta; lonchas de lacón relleno de queso, daikón y almendra ahumada al pimentón, por el chef Fernando del Cerro; láminas de bacalao confitado y mayonesa de ajo dorado del chef Jesús Almagro y croquetón de chipirones en su tinta, de Iñigo Lavado.

Asimismo, hasta finales de julio las diferentes ciudades españolas tendrán recorridos en las que los establecimientos ofrecerán una tapa acompañada de bebida a un precio establecido. Habrá celebraciones en Tokio, Sao Paolo, Nueva York, Berlín, Miami o París de la mano de Turespaña y las Oficinas Exteriores de Turismo, y en la capital gala cocineros de distintas comunidades elaborarán tapas para el público en general.

En total, la red de Oficinas Españolas de Turismo de Turespaña ha previsto 210 acciones de marketing en 28 mercados internacionales y además participarán 437 restaurantes de todo el mundo, conscientes del peso de la gastronomía en el turismo que nos visita. También se ha producido un vídeo en 16 idiomas para difundirlo a nivel internacional.