Los populares visitaron las obras que está realizando el Consell en la carretera. | Lluc Garcia

27

El portavoz del grupo popular en el Consell, Llorenç Galmés, acompañado de los consellers Mauricio Rovira y Jeroni Salom, del alcalde de Sóller, Carlos Simarro, y de otros alcaldes y números uno de la Serra de Tramuntana, visitaron este viernes las obras de la institución insular en la carretera MA-11 que han calificado de «insulto», exigiendo la retirada de los ‘marges prefabricados’. La reacción del PP de Mallorca se produce después de conocerse que el Consell instalaba petriles de protección prefabricados. A pie de obra, afirmaron que esta actuación del departamento de carreteras «es un peligro que daña la declaración de la Serra como Patrimonio de la Humanidad y la técnica de la Pedra en Sec, también declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO».

Mauricio Rovira recordó que «en 2013 ya comenzamos nosotros con la instalación de barreras de seguridad de madera en la Serra» y recordó que el Consell, con la izquierda en el gobierno insular «también siguió instalando el mismo tipo de barreras, pero ahora se sacan de la manga este invento». Carlos Simarro, añadió que «es una vergüenza que usen este material en un lugar protegido cuando es el Consell quien debería dar ejemplo y en cambio pone obstáculos a particulares y al ayuntamiento en materia de patrimonio».

Noticias relacionadas

La Asociación para la defensa del patrimonio de Mallorca (ARCA) también manifestó ayer en un comunicado su oposición a la colocación de los petriles prefabricados. Para ARCA «es un atentado contra la historia y el paisaje, probablemente contraria a la declaración de la Serra como Patrimonio de la Humanidad». Califica además de «vulgar» el elemento utilizado y pide que el Consell se plantee «alternativas serias y respetuosas con el paisaje y el patrimonio».

El gremio de margers de Mallorca ha reiterado también su crítica. Su presidente, Lluc Mir, visitó ayer la actuación y aseguró, irónicamente, que es «una buena forma de celebrar el décimo aniversario de la Serra como Patrimonio de la Humanidad y de destruir el oficio de marger». Mir recordó que el ofrecimiento «gratuito» de los margers al Consell para asesorar en materia de obras públicas «no se ha tenido aún en cuenta».

El presidente de los ‘margers’, Lluc Mir. Fotos: IRENE CABRER