Francisco Sánchez, propietario del Casteways Restaurante de Palmanova, en Calvià, ya no puede aguantar más.

89

Francisco Sánchez, propietario del Casteways Restaurante de Palmanova, en Calvià, ya no puede aguantar más.

A última hora de este pasado domingo, el hostelero grabó un vídeo y a los pocos minutos ya se había hecho viral en las redes sociales. A través de mensajes de WhatsApp, su particular reflexión de la situación que está padeciendo el sector corrió como la espuma.

Prohibidas las reuniones de no convivientes en Mallorca Prohibidas las reuniones de no convivientes en Mallorca
Noticias relacionadas

«Muchos compañeros ya han caído y yo también lo haré en breve. Esta situación es insostenible», apuntaba el experimentado profesional.

Para Sánchez es difícil de entender que el Gobierno de Francina Armengol obligue a bajar la barrera a bares, cafeterías, gimnasios, centros comerciales y deje abiertos los estancos, ferreterías y todo tipo de tiendas. «¿Qué pasa que el virus se contagia en un bar y en un estanco comprando tabaco no?».

El Govern aplaza un día la entrada en vigor de las nuevas restricciones El Govern aplaza un día la entrada en vigor de las nuevas restricciones

El restaurador sostiene que en su sector se está trabajando de una forma seria y responsable para combatir el virus y que el cierre de los locales, en muchos casos, significa la muerte de los negocios. «Hasta ahora, con el cierre a las 18:00 horas, podíamos ganar para comer. No íbamos a poder pagar impuestos, pero al menos teníamos dinero para comer. ¿Qué pasará ahora?», concluye Sánchez.