Los trabajos de reconstrucción de los torrentes desbordados requerirán el acceso a fincas privadas lindantes a los cauces. | Archivo UH

12

Justo cuando se cumple un mes de las lluvias que asolaron el Llevant de Mallorca y el desbordamiento de los torrentes de la zona arrasó las poblaciones del término municipal de Sant Llorenç des Cardassar (cobrándose la vida de 13 personas), arrancan las labores de reconstrucción de las torrenteras y canalizaciones destrozadas por tras las precipitaciones.

Los trabajos de recuperación del dominio público hidráulico afectado por las inundaciones del pasado 9 de octubre han comenzado después de que el conseller de Medi Ambient, Agricultura i Pesca, Vicenç Vidal, haya aprobado la contratación de las obras de emergencia para la recuperación de la funcionalidad de los torrentes y restauración de las demás infraestructuras hidráulicas dañadas. Obras que tendrán un coste de 25,5 millones de euros.

Las actuaciones que han empezado a ejecutarse consisten en la limpieza y rehabilitación de la capacidad de drenaje de los cauces de los torrentes y zonas limítrofes (incluyendo la retirada y colocación de sedimentos), la demolición de muros y estructuras que hayan quedado descalzadas o en situación precaria, así como la retirada de posibles focos contaminantes en las cuencas de los torrentes comprendidos entre Ca na Borges i Ca n’Amer.

Tareas

Noticias relacionadas

Los trabajos de adecuación se han iniciado después de que los técnicos de la dirección general de Recursos Hídricos del Govern se hayan reunido con los representantes municipales de los ayuntamientos de Sant Llorenç y Artà, para informar de las tareas a realizar y para establecer los canales de comunicación en cada zona. En algunos casos será necesaria la autorización de acceso de los propietarios de las parcelas, hecho por el cual los ayuntamientos se han ofrecido a desarrollar tareas de coordinación e intermediación. Los propietarios interesados se pueden dirigir a las oficinas municipales para dar esta autorización.

Por otra parte, en el inicio de los trabajos de reconstrucción se han priorizado los torrentes más afectados. En el torrente de ses Planes, el más dañado por la catástrofe natural, trabajan dos equipos: uno en las parcelas más cercanas a núcleo urbano de Sant Llorenç y otra en s’Illot. En el torrente dels Revolts se trabaja aguas abajo de la carretera Ma–15 y en Cala Mesquida también hay destacados dos equipos.

Según fuentes de la Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca, durante la semana que viene está previsto que se inicie la recuperación de las infraestructuras hidráulicas dañadas en los municipios de Son Servera y Capdepera, además de aumentar el numero de personal que trabaja en la zona.

Las mismas fuentes apuntan también que los destrozos ocasionados por el temporal han aumentado de manera considerable el riesgo de incendios y de contaminación de las aguas.