Imagen de uno de los participantes en la histórica marcha reivindicativa convocada por la plataforma Pro Camins Públics a través del Camí de Ternelles. | T. Ayuga

14

La propiedad impidió este lunes acceder al camino Ternelles a seis excursionistas que portaban la preceptiva autorización municipal de paso, a pesar de que el último auto del TSJB confirma la existencia de una servidumbre pública y la potestad del Ajuntament de Pollença para expedir los permisos de acceso.

Tras la excursión frustrada, representantes municipales y de la propiedad mantuvieron una reunión en el Ajuntament en la que el alcalde Miquel Àngel March y sus juristas informaron a los propietarios de su obligación de validar las autorizaciones municipales y permitir el paso de hasta 20 excursionistas al día. «La posible presentación de recurso no suspende la servidumbre», dijo March.

Noticias relacionadas

Las visitas a la propiedad se disparan coincidiendo con las vacaciones de Semana Santa y, aunque este lunes solo se habían emitido seis permisos y este martes tres, a partir del miércoles y hasta el domingo (ambos incluidos) todas las reservas están agotadas. El lunes solo quedan dos plazas libres.

A falta de comunicar si presentará o no recurso contra el auto del TSJB que reconoce el derecho de paso y da tres meses al Ajuntament para presentar toda la documentación ambiental que garantice la compatibilidad del uso público con los valores ambientales bajo amenaza de suspender el derecho de paso, la familia March interpretó que la servidumbre no es firme mientras el auto sea recurrible, por lo que frustró la excursión de los seis senderistas.

El alcalde advierte a los senderistas de que si tienen problemas de acceso deben llamar a la policía.