La propiedad ya no da validez a las reservas gestionadas a través de la web del Ajuntament de Pollença. | Redacción Part Forana

12

Ninguno de los excursionistas que habían solicitado autorización al Ajuntament de Pollença para transitar libremente por el Camí de Ternelles ha accedido a la finca desde el pasado miércoles, según fuentes de la propiedad.

El Ajuntament ya no envía a la Policía Local a vigilar los accesos, pero contacta con todos sus autorizados y les advierte de que en caso de que tengan problemas para entrar se lo hagan saber. El alcalde de Pollença, Miquel Àngel March, dijo este martes al respecto que «nadie nos ha llamado, así que o han pasado o no han ido».

Noticias relacionadas

La propiedad de Ternelles ya había advertido que desde el 29 de enero solo permitiría las visitas guiadas a la finca (previa reserva gratuita a través de la web https://visitaguiadaternelles.com) bajo la supervisión de educadores ambientales de la Fundació Vida Silvestre Mediterrànea (FVSM), pero el Ajuntament se niega a renunciar a seguir gestionando las autorizaciones de paso por el camino privado sobre el que el Supremo reconoció la existencia de una servidumbre pública de paso. Denuncia un recorte en los horarios y defiende la visita libre sin necesidad de acudir con guía.

La propiedad, por su parte, justifica el cambio de sistema en criterios de preservación ambiental, coincidiendo con el inicio de la campaña de nidificación y cría del buitre negro y de otras especies protegidas que tienen su hábitat en la finca. Basa su decisión en un informe realizado por la Universitat de las Illes Balears (UIB) en 2002 por encargo del Consell y del propio Ajuntament que hablaba de la «necesidad de guías que acompañen a los excursionistas» como medida correctora para mitigar los «impactos ambientales negativos provocados por el uso público de los caminos de Ariant y Ternelles».