Joan Rotger (PP) gobierna en minoría con cuatro ediles frente a los siete de la oposición.

11

M.NADAL
El PP gobierna en completa minoría en Selva y así quedó demostrado durante el pleno del martes. Los cuatro ediles ‘populares’ no pudieron sacar adelante la dedicación exclusiva del alcalde Joan Rotger por la oposición del PI, Arrelam y Esquerres pel Poble, que suman siete ediles. El portavoz del PI, Joan Sastre, sentenció que «aprobaremos la dedicación exclusiva del alcalde una vez que dimita como conseller electo del Consell de Mallorca». Sastre cree que es incompatible compaginar los dos cargos.
Joan Rotger sentenció que «mi compromiso con Selva es total y mi dedicación será plena» y añadió que «hay más cosas positivas que negativas en compaginar los dos cargos. El Consell es el ayuntamiento de los ayuntamientos y podré conocer de primera mano las decisiones que ahí se tomen». Además, Rotger recordó que «he rechazado ser el hombre de consenso del PP para poder dedicarme a Selva». Estos argumentos convencieron a los dos regidores de Arrelam, que anunciaron que apoyarán la dedicación exclusiva de Rotger mañana dándole un margen de confianza para que demuestre que puede compaginar los cargos.
De hecho, durante el pleno de mañana también se volverán a discutir las retribuciones por asistencia a pleno y a las comisiones informativas aprobadas el martes. A instancias del PI y con el apoyo de Esquerres pel Poble salió adelante su propuesta de aumentar estas retribuciones hasta los 100 euros.
El PP propuso cobrar 75 euros por pleno y 40 por comisión y Arrelam puso sobre la mesa equiparar los dos órganos y percibir 50 euros por cada uno. Cada partido votó su propuesta y ganó la del PI, que contó con el apoyo de la regidora de Esquerres. Ahora, en el pleno de mañana, está previsto votar de nuevo estas retribuciones después de haberlas consensuado el PP y Arrelam.
Otro punto que quedó sobre la mesa el martes fue la designación de los representantes en los órganos colegiados que también se deberán consensuar.