El conseller Gabriel Company, en el pleno celebrado ayer.

12

El Parlament pidió ayer al Ajuntament de Campos que cumpla la sentencia que le obliga a demoler los apartamentos ilegales de Ses Covetes y lo hizo con los votos de PP, PSOE y PSM-IV-ExM y la abstención de Antoni Pastor.

Los populares apoyaron una propuesta presentada por los nacionalistas. La diputada del PP Virtudes Marí aseguró que el Ajuntament de Campos piensa cumplir la sentencia y criticó que, pese a que el fallo judicial se produjo en la anterior legislatura, el Pacte no hizo nada por ejecutar el derribo de las polémicas construcciones. «Lo que no dicen es que quien no cumplió la sentencia fueron ustedes», dijo Marí.

Los populares no votaron a favor de otras propuestas de los nacionalistas, que incluían pedir al Govern que no autorice nuevas urbanizaciones en el litoral.

Sentencias

El diputado del PSM-IV-ExM Antoni Alorda lamentó que el conseller de Medi Ambient Gabriel Company considere un «capricho» de la oposición proteger el territorio ya que en algunos casos conlleva el pago de indemnizaciones.

Recordó que la protección de es Trenc costó dinero en indemnizaciones y preguntó al PP si ha valido o no la pena mantener esta zona de Mallorca virgen. «Yo les acuso a ustedes de hacer perder dinero a esta comunidad permitiendo que se construya en lugares que luego hay que pagar por proteger», dijo Alorda.

Por parte del PSOE, Jaume Carbonero opinó que lo lógico sería que el Ajuntament de Campos pague el coste de demolición de los apartamentos ya que ha sido el verdadero responsable del «desastre». Advirtió de que, pese a la sentencia que obliga a la demolición, el Ajuntament de Campos ha levantado de nuevo «el fantasma» al decretar que el suelo vuelve a ser urbano.