José Hila, en el pleno del Ayuntamiento de Palma del pasado jueves. | T. Ayuga

74

El alcalde de Palma, José Hila, ha paralizado el cambio del nomenclátor de doce calles de Palma y ha pedido por carta a la Secretaría Autonómica de Sectores Productivos y Memoria Democrática una reunión «urgente y extraordinaria» de la Comisión Técnica de Memoria y Reconocimiento Democráticos, conformada por expertos, para que revise todos los elementos de Palma incluidos en el Censo de símbolos, leyendas y menciones franquistas.

A raíz de la polémica suscitada en los últimos días por estos cambios de nombres, «se ha solicitado que se revise el censo por expertos en la materia de reconocido prestigio», ha afirmado este viernes el primer edil, que ha sido duramente criticado por la medida. En total, se tenían que cambiar los nombres de 12 calles de Ciutat. A día de hoy, se habían modificado la Avinguda Joan March y las calles de Alfambra y Brunete, y las de los almirantes Churruca, Gravina y Cervera. El Ajuntament ha repuesto en la tarde de este viernes las placas de los tres marinos.

Cabe recordar que el Consistorio inició la sustitución de nombres de calles en cumplimiento de la Ley 2/2018, de 13 de abril, de memoria y reconocimiento democráticos de las Islas Baleares, que elaboró ​​el Censo de símbolos, leyendas y menciones franquistas. Esta norma es de obligado cumplimiento por parte de las administraciones competentes.

No se habían cambiado aún las placas del Passatge Castillo Olite, la plaza del Bisbe Planas y las calles Toledo, Josep d'Oleza, Gabriel Rabassa y Canonge Antoni Sancho.

El alcalde ha señalado que «en política no tenemos siempre la razón y cuando se tienen dudas razonables, como yo también tengo en este tema, lo mejor es parar, revisar y si hay que rectificar no pasa nada».

Noticias relacionadas

No obstante, recordó que durante un año nadie había presentado alegaciones al censo que fue entregado al Parlament, «nadie dijo nada de estas calles, por lo que pienso que todos actuamos de buena fe, dando presunción de veracidad a un trabajo que realizó un comité de expertos». Insistió en que «la administración no es perfecta y yo tampoco y en política estas cosas pasan».

Por otra parte, Hila también informó de que ha enviado una carta a la Comisión de Toponimia municipal para que, aprovechando esta parada, en la selección de los nuevos nombres que se pongan en las calles se incremente la presencia de mujeres para, así, «trabajar por la igualdad dentro del nomenclátor municipal». En los doce cambios que se habían aprobado ahora solo tres eran de mujer y el alcalde considera que «tres no son suficientes y ahí también nos hemos equivocado».

El secretario autonómico de Memoria Democrática, Jesús Jurado, por su parte, ha señalado que a instancias del Ajuntament de Palma se revisarán algunas cuestiones del censo de calles franquistas. La próxima reunión de la comisión técnica está prevista para después de Pascua pero aún no hay fecha propuesta ni se ha planteado el orden del día, aunque Jurado advierte que «es posible que haya miembros de la comisión que ya lo hayan solicitado». Jurado advierte que «el censo de elementos franquistas se revisa de manera periódica, es algo habitual. Se plantea una revisión y se crea un grupo de trabajo específico. Pero yo no decido lo que es franquista o no. Es la comisión técnica en grupos de trabajo con historiadores y expertos en la materia que valora cómo se puede hacer. No es un aquí te pillo, aquí te mato».

El secretario autonómico de Memoria Democrática advierte que «somos conscientes de que a pesar de que se ha salido de madre y se ha dramatizado en exceso el cambio de nombre de las calles, al existir dudas sobre algunos de los nombres eliminados, presumiblemente se planteará en el orden del día. Se tratará de decidir si se revisa o no el censo de elementos franquistas y sobre qué parte concreta».

Jurado insiste: «Desde el Govern no nos dedicamos a revisar nombres de calles. Son los ayuntamientos agrupaciones o plataformas quienes consideran qué debería entrar en la lista y luego se valora y se hace un estudio. Solicitudes hay muchas pero hay baremos para definir si un nombre debe permanecer o no».