Ramon Perpinyà, en una imagen de archivo. | Redacción Local

20

El presidente de Emaya, Ramon Perpinyà, anunció este viernes el aplazamiento durante cuatro meses de las dos próximas facturas del agua y de la recogida de basuras para todos los ciudadanos, empresas o comercios de la ciudad que lo soliciten desde hoy mismo a través de la página web de la empresa. El objetivo es «que las personas o empresas afectadas por la situación que estamos viviendo pueden tener un poco más de respiro económico», declaró, en referencia a la crisis sanitaria derivada de la pandemia de la COVID-19.

También se puede solicitar el aplazamiento de las facturas que ya se han pasado al cobro solicitando el retorno del dinero, aclaró.

El edil explicó que el pago de estas facturas se realizará durante los seis meses siguientes mediante el pago del 30 por ciento de esas facturas aplazadas en las tres facturas posteriores.

El responsable municipal recordó también que desde Emaya ya se hacía antes y ahora también es posible aplicar una bonificación para aquellos viviendas cuyos ingresos anuales no excedan de 16.525 euros. En estos casos se puede llegar a una bonificación del 100 % en las cuotas fijas de agua y alcantarillado, del 80 % en la cuota fija de la tasa de residuos y del 75 % del canon de agua.

Perpinyà dijo que actualmente hay unos 900 clientes acogidos a estas bonificaciones y que «lamentablemente cuando finalice este estado de cuarentena nos podemos encontrar con que muchos más clientes tendrán que acogerse a estas ayudas».

Noticias relacionadas

Por otro lado, el concejal se refirió a todos los esfuerzos que se están haciendo para «mantener la ciudad más limpia que nunca» con la desinfección de «toda la ciudad, en la medida de nuestras posibilidades».

En estos momentos, apuntó, «hemos desinfectado 2,5 millones de metros cuadrados, que equivalen a 312 campos de fútbol». También se han realizado labores de desinfección en centros sanitarios, hospitales, supermercados, farmacias, áreas de contenedores etcétera, y todos aquellos sitios donde el riesgo de contagio es elevado. En especial se han llevado a cabo labores de desinfección diarias en los centros sanitarios de es Pil.lari, Establiments y s'Indiotería «ya que son centros donde se realizan las pruebas de la COVID».

Para realizar este trabajo se ha implicado todos los recursos que Emaya tiene, detalló, «en estos momentos tenemos dos camiones cisterna en horario nocturno, 5 en horario diurno y 1 en horario de tarde, además de 7 equipos de presión y 3 equipos autónomos». Se utilizan a diario unos 150.000 litros de agua y unos 3.000 litros de hipoclorito.

En los trabajos de desinfección están colaborando tanto los Bomberos como los servicios de Infraestructuras del Ayuntamiento.

Por último, Perpinyà recordó que el agua del grifo se puede consumir, «incluso es recomendable», si bien se ha subido un poco la concentración de cloro y que el servicio recogida de trastos está suspendido, por lo que instó al civismo de los ciudadanos.