El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra (d), junto al expresidente huido Carles Puigdemont durante la rueda de prensa ofrecida en Bruselas. | Efe

13

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, no descartó la opción de abrir prisiones si las sentencias por el 1-O no son absolutorias y dijo estar dispuesto a llegar «tan lejos como llegó (el expresidente catalán, Carles) Puigdemont».

«Solo le debo obediencia y lealtad al pueblo y el Parlamento de Cataluña», dijo Torra en una rueda de prensa junto al expresidente Puigdemont con motivo de una reunión del grupo parlamentario de «Junts per Catalunya» en Bruselas.

Torra aseguró que, en una entrevista con Cataluña Radio, nunca dijo expresamente que abriría las cárceles catalanas que acogen a independentistas si las sentencias son contrarias a la libertad de éstos, pero tampoco quiso hoy descartar esa opción ante las preguntas de los periodistas.

«En su momento se tomarán las medidas que deban tomarse. Exigimos absolución para los presos políticos porque cada día que pasan en prisión es una indecencia, hay muchas familias afectadas y mucha gente», afirmó.

«¿Por qué en prisión? ¿Porque la consejera de Educación abrió las escuelas? (...). ¿En qué país del mundo se va a prisión por eso?», agregó el presidente autonómico.

Torra dejó claro que quien decidirá qué medidas tomar tras las sentencias del Tribunal Supremo a los políticos independentistas será «el Parlamento de Cataluña», al que le deben «lealtad» y «obediencia».

Preguntado sobre hasta qué punto está dispuesto a llegar teniendo en cuenta que su predecesor en el cargo se encuentra en Bélgica huido de la Justicia en España, Torra dijo «estar dispuesto» a llegar «tan lejos como Puigdemont», esto es, explicó, «ponerse a disposición del pueblo catalán».

«Mi límite» es «lo que el Parlamento catalán decida», añadió Quim Torra.