92

El extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas aseguró ayer durante su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal recibieron un total de 45.000 euros cada uno entre los años 2009 y 2010, han informado fuentes jurídicas.

El imputado, que respondió a las preguntas del magistrado, el fiscal Antonio Romeral y las acusaciones y defensas personadas en la causa que investiga la presunta contabilidad B del PP gestionada por el extesorero durante más de cuatro horas, precisó que carece de recibos que demuestren estos pagos.

Así, especificó que el primero de los pagos se realizó tras el inicio del caso Gürtel, momento en que el partido decidió liquidar la caja donde guardaba el dinero en efectivo procedente de los pagos realizados por distintos empresarios.

Bárcenas indicó que en la caja había depositados en 2009 más de 40.000 euros y que repartió la cantidad en dos partes, que dió a Rajoy y Cospedal. El excedente de dinero sobrante tras el reparto fue adjudicado también al presidente del Gobierno.

Pagos en efectivo en 2010

Además, agregó que en 2010 pagó otros 25.000 euros a cada uno de los dos dirigentes populares, en esta ocasión en efectivo. El dinero, fue entregado en mano en billetes de 500 euros introducidos en sobres marrones. Cospedal recibió esta última cantidad en su despacho de Génova. Los 50.000 euros repartidos procedían de la devolución de un préstamo realizado al PP gallego.

No obstante, Bárcenas no pudo aportar recibos de los pagos ya que, según ha concretado, «ni a los donantes ni a los receptores se les exigían 'recibís'».

De estas acusaciones quedó exento el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ya que Bárcenas aseguró que no realizó ninguna entrega de dinero en concepto de sobresueldos a éste.

Bárcenas admitió a autenticidad de los documentos que reflejan la contabilidad B del partido, que fue confirmando uno o uno ante el juez. Además, aportó abundante documentación y un pendrive «que contiene datos del disco duro de un ordenador» que no pudo sacar de la sede del PP en Génova.

«Ayuda» de los constructores en las campañas electorales

Por otro lado, a pesar de negar una correlación expresa entre las donaciones efectuadas por distintos empresarios y las adjudicaciones de obra como contrapartida, Bárcenas sí admitió una «ayuda» de los constructores en las campañas electorales.

«Las donaciones no respetaban los límites legales», aseguró el extesorero, que añadió que el 'modus operandi' se inició en los tiempos del también extesorero Rosendo Naseiro. «Era el procedimiento establecido desde aquella época», dijo. «Vosotros nos ayudáis con las campañas electorales y nosotros con los contratos», resumió.

Noticias relacionadas

Bárcenas aseguró que le ofrecieron dinero por su silencio

En otro orden de cosas, el extesorero denunció durante su declaración de ayer que un abogado próximo a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, le ofreció 500.000 euros a cambio de negar una contabilidad B en el partido, de retirar su denuncia por despido, y de que ayudara a elaborar una coartada a los constructores imputados por donaciones irregulares.

Según fuentes jurídicas, Bárcenas también afirmó que «alguien cercano» al PP le ofreció rehacer una nueva contabilidad manipulada.

Añadió además que hace unos días le visitó un abogado, cuya identidad no proporcionó, a la prisión de Soto del Real, y relató que se reunió primero con él y el director de la cárcel y luego, para poder comunicarse ellos solos, pasaron a hablar en privado en un locutorio.

Durante esa conversación, según sostuvo ante el juez, el abogado le transmitió que si confesaba todo lo que sabía, su mujer iría a prisión, mientras que si guardaba silencio habría maniobras para quitar del Ministerio de Justicia a Alberto Ruiz Gallardón.

El juez citó el miércoles pasado al extesorero, en prisión desde el 27 de junio, tras sus revelaciones al diario El Mundo de que en el partido se manejó una contabilidad B durante al menos 20 años, la entrega a su director de los originales de los manuscritos y la publicación de mensajes sms entre el extesorero y el presidente Mariano Rajoy.

Bárcenas fue conducido desde la prisión madrileña de Soto del Real a la sede del tribunal en un furgón de la Guardia Civil. El interrogatorio comenzó a las 11.17 horas, con tres cuartos de hora de retraso y ante una expectación máxima ante este preludio de revelaciones.

El extesorero, que declaró por primera vez como preso, ha pasado de negar la mayor -la autoría de esas anotaciones contables y su filtración a El País en enero- a afirmar que el PP se ha financiado de forma ilegal durante veinte años en una entrevista con el director de El Mundo, Pedro J.Ramírez, cuyo diario publicaba dos días después los originales de los papeles de Bárcenas, de los que hasta ahora sólo había fotocopias.

Primera declaración con su nuevo abogado

En esta nueva citación, la cuarta desde que se le descubrieran en diciembre sus cuentas en Suiza -donde acumuló 48,2 millones de euros-, Bárcenas ha estado asistido por primera vez de su nuevo abogado, el exjuez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño.

El giro en su estrategia de defensa se escenificó el lunes pasado con la renuncia de los abogados que le han representado desde que estallara el caso Gürtel hace cuatro años, el catedrático Miguel Bajo y Alfonso Trallero.

Los letrados rompían con el extesorero al día siguiente de la entrevista a su cliente en El Mundo, cuyo director acudía el lunes por la tarde a la Audiencia Nacional para entregar el documento original de los llamados papeles de Bárcenas, que el diario publicaba el martes.

En su declaración como testigo el pasado jueves, el director del diario explicó sobre la entrevista a Bárcenas que tuvo «una única conversación con este señor» de la que tomó algunas notas y «días después» lo escribió. «Sólo he visto a Bárcenas una vez en mi vida», sostuvo.