El portavoz de Més, Guillem Balboa, junto con los miembros de la Comunidad Negra en Mallorca. | M. À. Cañellas

«Consideramos que nunca hemos estado callados. El movimiento antirracista lleva muchos años denunciando acontecimientos racistas. No nace por la muerte de George Floyd».

Orokia Clara Traore es una de las portavoces, junto con Kine Diagne, de la recién creada plataforma de la Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en Mallorca (CNAAM) que ayer presentó en Palma las propuestas y medidas de seguridad para afrontar la concentración pacífica de mañana domingo, a las 18.00 horas en la plaza del Olivar, en memoria del ciudadano afroamericano, asesinado por la policía de Mineápolis, y contra el racismo.

La plataforma nace a raíz de este hito reciente pero bajo un objetivo que muchas asociaciones y entidades llevan defendiendo durante años: frenar la discriminación racial tanto en la sociedad como en las instituciones. «Reclamamos visibilidad, más conciencia y acabar con la violencia racista en las fuerzas de seguridad porque, de alguna manera, nos sentimos desprotegidos», detalló Kine Diagne durante la rueda de prensa.

Mascarillas

Noticias relacionadas

La plataforma avanzó que habrá un comité de seguridad para asegurar el distanciamiento social durante la concentración y que facilitarán mascarillas para las personas que no dispongan de una. Ante todo, insistieron, será una concentración –y no una manifestación– «pacífica y segura».

El portavoz de Més per Mallorca, Guillem Balboa, avanzó que desde este viernes ha comenzado la campaña de adhesión para que sindicatos, partidos políticos u otras organizaciones confirmen su participación en la concentración del domingo. Desde la plataforma aseguraron que la acogida, hasta ahora, está siendo «bastante grande».

La asociación defiende abordar el problema desde raíz

La recién plataforma de la Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente de Mallorca (CNAAM) abogó ayer por la necesidad de abordar la lucha contra el racismo «haciendo hincapié» en la historia «para mostrar la realidad», sostuvo Kine Diagne, una de las portavoces, asegurando que «si no se sabe el problema de raíz, ¿cómo vamos a solucionar este hecho?».

En este sentido, criticó las políticas racistas que se hace en el poder y defendió más representación institucional que promuevan un cambio en las leyes.