1

Cinco filiales de Thomas Cook con sede en Baleares están ya pendientes de los juzgados de lo Mercantil de Palma. Lo que allí se decida afectará a 3.400 trabajadores. Por un lado, el Juzgado de lo Mercantil 3 tiene encima de la mesa la declaración en preconcurso de cuatro empresas, que son las que gestionaban los negocios hoteleros de la firma británica en Baleares.

Esta declaración se produjo la semana pasada y los efectos que tiene para empresa son defensivos: gana un plazo de hasta medio año para reestructurar la deuda y buscar financiación. Sin embargo, por la situación en la que se encuentra la matriz, lo más probable es que sigan los pasos que dió el pasado viernes In Destination Incoming, la filial encargada de tramitar los viajes en Mallorca, que pidió al juzgado la declaración de concurso voluntario después de llevar varios días en preconcurso como consecuencia de la declaración en quiebra de la matriz en Reino Unido.

Esta petición está pendiente de llegar al Juzgado de lo Mercantil 1 de Mallorca que tendrá que analizar si es competente para asumir esta situación de impago o si, debe depender de los tribunales británicos. En caso de que asuma la competencia por estar la sede en la Isla, nombrará un administrador concursal que será quien de los pasos para una posible liquidación de la sociedad.

En juzgados de Canarias se siguen procesos similares también por filiales de Thomas Cook, en función del lugar donde se encuentre la sede social de cada una de las mercantiles. Esto no implica que todos los trabajadores afectados en estos concursos residan en Baleares.