El crecimiento se debe a los extracomunitarios y personas de la UE. | Joan Torres

31

Palma registraba a 1 de enero de 2018 un total de 440.772 habitantes, lo que supone un crecimiento de 6.256 empadronados en relación a 2016, un aumento al nivel del ‘boom’ inmigratorio de hace una década. Las razones de este fuerte crecimiento vuelven a ser económicas, según el responsable de la Unitat de Dades Corporatives de Cort Tomás Lladó. Palma ha crecido siempre, afirmó, pero en los últimos años lo hacía en torno a los 1.500 o 2.000 habitantes. «Ahora, en Palma es más fácil encontrar trabajo y eso mueve a la gente hacia aquí», declaró.

El aumento, añadió Lladó, no se debe a la llegada de españoles, pues solo llegaron 191, sino de extracomunitarios (3.374 más) y de personas provenientes de países de la UE (2.690 más). «Han subido los países sudamericanos, que habían bajado de forma espectacular en los últimos cuatro o cinco años, y los originarios de la Europa del este», indicó Lladó, «pues está claro que el tema económico marca los ritmos de los movimientos migratorios».

Esto supone un pequeño cambio de tendencia, ya que mientras en 2016 el aumento más importante fue de habitantes de la UE y descendió el número de extracomunitarios, en 2017 volvieron a subir más los extracomunitarios que los de la UE, expuso la regidora de Funció Pública i Govern Interior, Aurora Jhardi. Se observa también un pequeño aumento de habitantes africanos, en especial de Marruecos, 291 personas más, y un aumento moderado de asiáticos, con 253 chinos más, 135 indios más y 131 pakistaníes más.

La edil aseguró que las cifras reafirman que «Palma sigue siendo una ciudad atractiva para venir a vivir, una ciudad de muchas oportunidades, diversa, multicultural e integradora».

Del total de 440.772 habitantes, 348.973 son españoles, 49.060 son comunitarios y 42.738 son del resto de países. Además, 215.505 son hombres y 225.267 son mujeres. Las altas migratorias durante 2017 fueron 24.160, procedentes del resto de Balears, de otras comunidades o del extranjero. Por contra, se marcharon 18.086 personas.

Por tanto, el balance migratorio fue de 6.074 habitantes más. La diferencia, 182, hasta el aumento de 6.256, es el resultado de sumar los nacimientos y de restar las defunciones.

Barrios

Las nacionalidades más representadas en Palma son la española, en primer lugar, con 348.973 ciudadanos; la italiana, con 9.683; la alemana, con 8.635 personas, y la búlgara, con 7.094 habitantes.

Además, los datos indican que durante el año pasado las nacionalidades que más crecieron en Palma fueron la italiana, con 873 habitantes más; colombiana, 719; rumana, 385; y alemana, 371. Las que más bajaron fueron la nigeriana, con 32 empadronados menos; guineana, trece menos; y la tunecina, diez menos.

Si se pone el foco en las barriadas de Palma, una de las primeras conclusiones es que Pere Garau, además de ser el barrio más poblado, el año pasado fue el que más creció, con 778 empadronados más, lo que le sitúa, con sus 20.721 habitantes, en el cuarto municipio de Mallorca. Le siguen Foners, Camp Redó, Son Gotleu y Bons Aires (ver gráfico). Por contra, los que más población pierden son Son Espanyolet, el Secar de la Real, Rafal Nou, la Llotja-Born y la Bonanova.