Las medidas de seguridad se han reforzado en los principales enclaves vacacionales de las Islas. | Michel's

57

Agencias de viajes, touoroperadores y grupos turísticos europeos están recibiendo en los últimos días peticiones de familias británicas, alemanas y escandinavas información para cancelar sus vacaciones a las zonas turísticas españolas, entre ellas Balears, para esta segunda quincena de agosto y septiembre por motivos de seguridad.

«Hay cierto temor ante posibles atentados y es lógico que se replanteen sus vacaciones. Los contratos que se firman en las agencias de viajes para reservar un paquete vacacional, que son los únicos que se pueden beneficiar de una posible cancelación como recoge la normativa europea de viajes combinados, contemplan este tipo de imponderables por motivos de seguridad», indicaban este lunes touroperadores extranjeros.

Las familias optan por disfrutar las vacaciones en sus países de origen, en donde se sienten más seguros.

Noticias relacionadas

Los grupos turísticos añaden que no solo es España la que se está viendo perjudicada «ya que esta actitud preventiva también está afectando a Grecia, Croacia y países norteafricanos que se estaban recuperando, caso de Túnez. Es una situación que esperamos se normalice los más rápidamente posible».

Delegación de Gobierno confirmó este lunes que en Balears «estamos situación de alerta máxima, siguiendo de este modo las recomendaciones del comité de expertos en materia antiterrorista».

Las mismas fuentes apuntaron que se habían dado instrucciones para que Policía Nacional y Guardia Civil estén en contacto con las policías locales de los principales ayuntamientos turísticos de las Islas: «El objetivo es que haya colaboración entre los cuerpos policiales y administraciones, para así determinar los posibles refuerzos que se tengan que adoptar en materia de seguridad. Es una medida que se aplica dentro de la política preventiva que impera en estos momentos en todo el país para evitar ataques terroristas. La medida es extensiva a Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera. Lo mismo está pasando en el resto de enclaves turísticos españoles».

La Conselleria de Turisme puntualizó que la preocupación es manifiesta por los últimos acontecimientos: «Estamos abiertos a cualquier tipo de colaboración que se nos pida por parte de las administraciones competentes para facilitar todo tipo de información. Es lo lógico en la actual coyuntura».