Los imanes y representantes de mezquitas de Mallorca lanzaron un mensaje contra la violencia y se desmarcaron de que quienes la han practicado, a los que consideran «personas que no rezan». | Joan Torres

6

Una quincena de imanes de Mallorca, encabezados por su portavoz, Jusef Jouihri, presentaron este lunes un manifiesto «contra el terrorismo» en el que condenaron las matanzas de Barcelona y Cambrils y afirmaron que «un musulmán que mata a un dhimmi (cristiano o judío) no olerá el paraíso».

La concentración de imanes se hizo en la mezquita Misericordia, de Palma, situada cerca de la plaza de las Columnas. No acudieron todos los imanes de Mallorca, «ya que algunos no han podido venir por motivos de trabajo o de vacaciones, pero este sentimiento antiterrorista es compartido por todos nosotros». En total, en Mallorca hay 34 mezquitas (seis en Palma) que agrupan a unos 40.000 musulmanes, según sus propios imanes. La mayoría son marroquíes.

Jouihri leyó el manifiesto en el que se indica que «los musulmanes expresamos nuestra más enérgica protesta, repulsa y rechazo por los atentados perpetrados en Catalunya. Transmitimos nuestras condolencias a las familias de las víctimas y nuestra total solidaridad con el pueblo catalán, español y de todas las nacionalidades afectadas».

En tono vehemente, el imán proclamó que «hechos como los sucedidos representan totalmente lo opuesto a las enseñanzas del islam. Rechazamos categóricamente que se haga en nombre del islam o de los musulmanes y negamos que haya cualquier justificación de tales actos en nuestra religión».

Misericordia

El portavoz de los imanes o representantes de mezquitas de Mallorca explicó que «el islam es misericordia en sí mismo y anima a la gente a ser misericordiosos con toda la creación, musulmanes o no musulmanes, incluidos los animales». Así, «el Profeta (Mahoma) fue enunciado como una misericordia para toda la humanidad».

También recitó el Corán: «Quien matara a alguien será como si matara a la humanidad entera». Además tuvo un recuerdo para Mohamed (Mahoma) explicando que «el que mata a una persona con la que tenemos acuerdos, seré su adversario el día del levantamiento (juicio final)».

Jouihri se mostró crítico con el imán de Ripoll, del que aseguró que la comunidad musulmana no tenía la menor noticia ni conocimiento. Indicó que «uno de los problemas que tenemos es que se hacen pasar por imanes personas que no lo son. Para alcanzar este reconocimiento es preciso obtener un certificado por parte de los institutos de estudios musulmanes de los países a los que pertenecemos. No se puede consentir que ejerzan este trabajo personas que no están cualificadas para ejercerlo». Asimismo expresó sus dudas de que los jóvenes terroristas abatidos en Catalunya «fuesen personas que rezasen. No creo que sea así».