Jaume Sastre, durante una entrevista emitida por TV3. | TV3

155

«El estado de salud de Jaume Sastre es límite, de alto riesgo», así lo destacó ayer en la propia web del profesor del IES de Llucmajor el equipo médico que visitó al activista en huelga de hambre. En atención al aviso de los expertos, hoy se reúne el gabinete de crisis integrado por la familia y las personas designadas en su día para tomar una decisión sobre la continuidad de la huelga. Entre estas personas se encuentra el activista y portavoz del gabinete de crisis, Biel Majoral.

«A las 8.30 horas está prevista una reunión con el equipo médico y, con toda seguridad, haremos oír nuestra voz. Si bien, la última palabra la tiene Jaume», explicó el portavoz.

Irreversible

Hoy se cumplen 40 días en huelga de hambre, fecha que marca un punto de corte: «A partir de este punto las lesiones son irreversibles».

En este sentido, los médicos que controlan la salud de Jaume Sastre lanzaron el primer aviso serio. La situación de «alto riesgo» implica que los allegados tomen una decisión.

«Hasta ahora la huelga de hambre ha sido fruto de un consenso. Desde el momento en que la vida de Sastre corre peligro la situación cambia».

Los más allegados a Sastre, sin embargo, saben que el profesor es un hombre de carácter fuerte y, en ese sentido, especificaron ayer que la última palabra «es solamente suya».

Noticias relacionadas

Por el momento, Sastre expresa un estado de ánimo «estupendo». Así lo decía un día antes de que los médicos alertaran sobre la gravedad de su estado de salud.

«Estoy bien», «me encuentro animado», decía el profesor a Majoral este sábado, mostrando su alegría por la repercusión que ha tenido la protesta en la manifestación en defensa de la escuela en catalán celebrada en Barcelona.

Sin embargo, «reconocía que en el aspecto físico se sentía débil, ‘copejat’, relató Majoral.

Por su parte, Jaume Santandreu, quien también será convocado hoy como parte del gabinete de crisis, no quiso manifestarse ayer.

«Yo no estoy en esto. Solo me encargo de poner la infraestructura y de tener la habitación limpia», dijo con respecto a quien ha tomado la decisión personal de poner su vida «al límite».

Cuenta atrás

Sea como fuere, la cuenta atrás ha comenzado. «Así no se puede continuar mucho tiempo más». Todos esperan que hoy sea el último día de huelga de hambre.

«La protesta ha sido un éxito. Hemos tenido miles de personas que se han acercado a la Casa Llarga a mostrar su apoyo, miles de personas que nos han mostrado su solidaridad... Consideramos que la protesta ha marcado un hito; lo importante ya está hecho», concluyó Majoral.