Vacunas de AstraZeneca en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo. | Efe

2

La controversia entorno a la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus vive uno de sus puntos álgidos. Por ese motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha salido al paso para asegurar este viernes que «no hay razón para no usarla». A diferencia de otros países de Europa que habían retenido los sueros mientras se estudian una treintena de casos de trombos, en España se continúa con su aplicación.

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha subrayado que se «debe seguir administrando» mientras se lleva a cabo una investigación de casos de tromboembolismo. «No se han detectado muertes relacionadas con la administración de vacunas contra el coronavirus hasta la fecha», ha dicho cuando ya se han aplicado más de 268 millones de dosis.

En este sentido, Harris ha precisado que el Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización (SAGE, por sus siglas en inglés) de la OMS ya está evaluando los informes sobre la vacuna de AstraZeneca. «Los episodios de coagulación de la sangre son comunes en las personas por lo que no está claro si esto era algo que iba a suceder o si la vacuna fue la responsable», ha explicado, para añadir que «no se ha demostrado una relación causal».

Noticias relacionadas

Según la ONU, hasta el momento Austria, Dinamarca, Estonia, Lituana, Noruega, Islandia y Tailandia han detenido la inoculación con esta vacuna por precaución.