0

El Mallorca sacó la calculadora en Las Palmas, donde decidió especular y proteger como oro en paño un empate que le aproxima un poco más a la tierra prometida. La escuadra balear se dejó ver durante un cuarto de hora, tiempo que invirtió en intimidar a su adversario y adquirir ventaja. El tanto de Amath coronó con rapidez el gobierno bermellón, pero también fue el epílogo del repertorio más vistoso.

Noticias relacionadas

Con el naufragio del Almería envolviendo el partido -el viernes perdió con el Rayo Vallecano-, el Mallorca no se lo pensó dos veces. Las Palmas empezó a empujar y el repliegue fue casi inmediato. Con Jesé al frente de casi todas las operaciones, al conjunto local le costó siempre dar profundidad a su fútbol, aunque en el arranque del segundo acto encontró su premio (1-1).

El empate apenas alteró al Mallorca y a su entrenador, que apeló a la organización de su equipo para mantener el tipo. A medida que el encuentro fue creciendo y madurando, se acentuó la posesión de Las Palmas, que únicamente asustó de verdad cuando logró dar algo de velocidad a sus acciones. Ante la posibilidad de que la tormenta fuera a más, Plaza fue retirando del campo a la gente que había sido amonestada (primero Sedlar y después Cufré). El encuentro pasó a moverse sobre un alambre, aunque ninguno de los dos equipos acabó en el suelo.