Vicente Moreno en una imagen de archivo. | C. GIL

72

Las últimas horas en el Mallorca han sido de vértigo. Vicente Moreno ha comunicado su intención de no continuar al frente del club la próxima temporada y todo indica que su destino será el Espanyol, aunque también el Alavés ha mostrado interés por él. El club balear se ha movido con rapidez y ha contactado con Luis García Plaza para que tome el control del equipo el próximo curso. En un principio se valoró la opción de Pep Lluís Martí, pero pesó más el conocimiento que el director de fútbol, Pablo Ortells, tiene de García Plaza tras su paso por el Villarreal.

Los hechos se concretaron en la jornada de este martes. Durante la mañana, en una conversación con Pablo Ortells y su segundo, que sospechaban del interés firme del Espanyol en Moreno. El técnico simplemente se limitó a informar de que no tenía intención de seguir el próximo curso y que durante la tarde se organizaría una videoconferencia con el presidente, Andy Kohlberg, para informarle.

Anuncio al presidente

Pasadas las siete de la tarde el valenciano comunicó a Kohlberg su decisión y dio su etapa por cerrada. Por lo tanto no fue hasta media tarde de este martes cuando el Mallorca supo de los deseos del actual entrenador y de la necesidad de acudir al mercado parar encontrar un sustituto de garantías. A día de hoy todavía no se sabe si el equipo militará en Primera o en Segunda División, pero el entrenador elegido es García Plaza.

El Espanyol está dispuesto a pagar la cláusula de rescisión del entrenador, que asciende a un millón de euros, y además quiere darle pleno poder para poder confeccionar un equipo ganador. A Moreno se le unirá previsiblemente Javi Recio, cuyo futuro también puede estar ligado al club blanquiazul.

El técnico del Mallorca durante el día de hoy desmentirá que exista cualquier acuerdo con el Espanyol o con otro club y tratará de echar balones fuera respecto a la situación provocada con su deseo de no continuar.

Noticias relacionadas

Desgaste

Durante estos temporadas Moreno ha sufrido un enorme desgaste debido a la gran presión que ha debido aguantar desde el primer día que llegó para intentar conseguir los objetivos marcados de ascender de Segunda B a Segunda A y posteriormente a Primera. Esta temporada la situación ha sido del todo anómala con una planificación terrible absolutamente en desacuerdo con los parámetros del entrenador, que entendía que se necesitaba un perfil de jugador diferente para poder hacer efectivo el objetivo de la permanencia.

Ahora, a las puertas del descenso, pero incluso consiguiendo la permanencia, Moreno ha decidido que es hora de poner punto y final a su etapa en el Mallorca y hacerse con otro reto enorme como es el ascenso del Espanyol a Primera.

Al Mallorca la situación le ha pillado por sorpresa y desde el presidente Andy Kohlberg, pasando por al asesor Graeme Le Saux y por el nuevo director de fútbol, Pablo Ortells, ninguno se esperaba que esto pudiera ocurrir. Ahora bien, ninguno se ha quedado de brazos cruzados y el club debe seguir dando pasos adelante y ya hay un hombre de un perfil que Ortells conoce muy bien.

Luis García Plaza (Madrid, 1-12-1972) no ha cerrado su acuerdo de renovación con el Al-Shabab de Arabia Saudí aunque las dos partes se encuentran en conversaciones y el madrileño había cumplido con los trámites para la escolarización de sus hijos.

Con experiencia en Primera con el Levante, con el que logró el ascenso, y el Getafe, vivía su tercera etapa en el extranjero después de llegar en 2014 al Baniyas SC de los Emiratos Árabes y haber dirigido al Beijing Renhe de la liga china hasta 2019. García Plaza, que creció como entrenador en equipos de la Comunitat Valenciana, hizo un paréntesis para entrenar al Villarreal en la 2018-2019, aunque su relación con el club se inició en la temporada 2005-06, cuando dirigió a su filial y estableció contacto con Pablo Ortells.