La gente se ha agolpado en los aledaños de la Seu hasta que se han abierto las puertas. | Julián Serrano

11

La Seu ha acogido este miércoles a unas 3.000 personas que han querido dar el último adiós al piloto Luis Salom, fallecido el pasado viernes en un desafortunado accidente en los entrenamientos del Gran Premi de Catalunya de Motociclisme.

A las 20.30 horas se han abierto las puertas de la Seu, escenario del funeral oficiado por el obispo de Mallorca, Javier Salinas, en recuerdo del deportista mallorquín. Para entonces ya se contaban por centenares los presentes en los aledaños del templo, esperando para entrar y acompañar a la familia en estos duros momentos.

Entre quienes se han desplazado hasta Palma cabe destacar a los pilotos Jorge Lorenzo, Marc y Àlex Márquez, Dani Pedrosa, Aleix Espargaró, Sito Pons, Tito Rabat, Joan Mir, Jorge Martínez «Aspar», Àlex Crivillé, Maverick Viñales, Emilio Alzamora, Alberto Puig y Julián Simón; la taekwondista Brigitte Yagüe; Ana Carrasco, piloto de moto2; el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal; el consejero delegado de Dorna -empresa que gestiona el Mundial de Motociclismo-, Carmelo Ezpeleta; Vitto Ipolito, presidente de la Federación Internacional de Motociclismo; Àngel Viladoms, presidente de la Federación Española de Motociclismo y el presidente de la Federación Balear de Fútbol, Miquel Bestard.

Noticias relacionadas

No ha faltado tampoco Rafael Nadal, quien a pesar de su lesión de muñeca no ha querido faltar a esta triste cita en compañía de su novia, Xisca Perelló. El tenista se ha sentado junto a Lorenzo durante la ceremonia.

Las autoridades locales, como la presidenta Francina Armengol, también se han acercado a la Seu para rendir homenaje al piloto palmesano.

La madre de Luis, María Antonia Horrach, se ha dirigido a los asistentes al finalizar el sepelio para agradecer las numerosas muestras de cariño y respeto que ha recibido la familia desde al fatídico accidente, finalizando su intervención con un recuerdo para su hijo desaparecido: «Sigue cabalgando a nuestro lado Mexicano», lo que ha provocado que todos los asistentes se pusieran de pie ofreciéndole una sentida ovación.