34

Hay para quien la vida en van es la mejor. Marta Zaforteza, una mallorquina que decidió vivir de una forma poco usual, muestra en Instagram su estilo de vida en libertad; desde su furgoneta camperizada, de nombre Julieta, vive, trabaja y viaja por todo el mundo.

Su perfil es seguido por miles de usuarios, y en él vuelca tanto sus vivencias como aspectos que le rodean, y recientemente ha llamado la atención de la revista Condé Nast Traveler España, publicación especializada que le ha dedicado un amplio reportaje.

Ella misma explica en sus redes sociales que «vengo de una pequeña isla del Mediterráneo llamada Mallorca, aunque me fui cuando tenía 18 años para ir a explorar el mundo. He vivido en Francia, Reino Unido y Ciudad del Cabo. Incluso cuando vivía en Mallorca, nos movíamos mucho y terminé yendo a 5 escuelas diferentes. ¡Así que caí en la vida de las furgonetas con bastante facilidad!», narra.

Ver esta publicación en Instagram

Spent the day filming. Can’t wait to show you all! #femalesolotraveler #tinyhomeonwheels #vanlife #natemurphy

Una publicación compartida de Marta Zaforteza (@martazaforteza) el

Su experiencia de viaje con una furgoneta empezó con una pareja, aunque últimamente viaja sola. Y es que no necesita nada más que lo que tiene al alcance de la mano.

El suyo es un habitáculo con todas las comodidades, perfectamente acondicionado para la vida doméstica, e incluso laboral, tal y como se refleja en todas las fotografías que comparte, que gozan de gran aceptación entre los usuarios.

En una furgoneta tan preparada para vivir como esta no solo contamos con lo básico; la organización eficiente del espacio permite crear pequeños ambientes perfectos para cada momento, incluso un rincón de lectura tan cómodo como integrado en el conjunto como este.

Ver esta publicación en Instagram

El rincón de la lectura. Te asombrarías de todos los rinconcitos que le puedes sacar a un espacio tan pequeño.

Una publicación compartida de Marta Zaforteza (@martazaforteza) el

Los amantes del viaje autónomo tienen en la opción de las caravanas un filón que muchos no desaprovechan. Zaforteza explica que en Reino Unido se cuentan con más facilidades que en España para camperizar una furgoneta y prepararla para el viaje. Ella decidió dejarlo en manos de expertos, y pese a las dificultades y que el confinamiento la sorprendió en plena metamorfosis apunta que está encantada con el resultado.

Aunque esta actividad requiere, como ella misma admite, un aprendizaje constante, y estar expuesta a los imprevistos típicos de la carretera, que en algunos casos se agravan si uno lleva consigo toda su vida sobre ruedas.