Tamara Falcó ha sufrido una infidelidad, que está siendo muy comentada. | Instagram

La infidelidad es un tema que se encuentra de plena actualidad, después de lo que le ha sucedido a Tamara Falcó, ya que se trata de algo que le afecta a muchas parejas. «El tema de la infidelidad no había adquirido tanto protagonismo y ocupado tantas páginas y minutos de televisión hasta que se dio a conocer la deslealtad de la pareja de Tamara Falcó, justo el día siguiente de anunciar su compromiso. Su porte estoico en su reaparición seguramente tapó el gran drama personal que podría estar viviendo de puertas para adentro», expone la coach personal y de salud, Marga Almarcha.

Preguntada por cuáles son los motivos que llevan a cometer una infidelidad responde que son «muchos», pero añade que «seguramente viene derivados de la insatisfacción, el sufrimiento por problemas sin solucionar, la resignación, las expectativas… Por ello, no se puede decir que haya una causa única y exclusiva, lo que si es cierto es la magnitud del daño que se causa al otro miembro de la pareja, sobre todo porque se quiebra uno de los pilares básicos de toda relación como es la confianza».

¿Se debe perdonar una infidelidad?

En este punto, explica que «confianza es una de esas cosas que se consiguen poco a poco, pero que en una milésima de segundo la podemos perder y, es en esa situación, cuando nos planteamos la pregunta de si después de una infidelidad podemos seguir confiando en nuestra pareja o mejor tomamos una decisión más drástica». En este punto, señala que «la respuesta suele ser negativa, porque cuando nos sentimos traicionados y decepcionados y, además es vox populi como en el caso de Tamara, no nos vamos a plantear otra opción posible. Aunque si pudiéramos parar para escucharnos a nosotros, y no a tantos condicionamientos sociales basados en cómo deberían ser las cosas y donde no se tienen en cuentas otras variables, posiblemente la respuesta podría sería diferente».

Noticias relacionadas

Almarcha aconseja seguir una serie de pasos antes de tomar una decisión sobre si perdonar o no una infidelidad. La primera de ellas es «tomarte un tiempo de reflexión que te ayude a conectar con lo que sientes más allá del rencor, la rabia y la impotencia; escuchando además tus pensamientos, es decir lo que te estás diciendo de lo que ha ocurrido, sobre todo porque la mente no distingue lo real de lo imaginario con lo que te puedes estar haciendo un flaco favor. Requiere un proceso de empatía hacía uno mismo para acoger esos sentimientos tan incómodos que nos conectan con necesidades que han dejado de estar cubiertas como intimidad, confianza, respeto…».

Otra de las claves es que «no dirijas tus pensamientos culpándote, porque con ello sólo conseguirás dañar tu autoestima. No ha sido tu responsabilidad, si no una elección de la otra persona». Además, insta a «explorar una nueva forma de comunicarte con esa persona, sobre todo porque si vuelves con ella será importante que podáis expresar cómo os sentís, qué necesitáis y saber exponer las inseguridades que tenéis respecto a la relación. Poder expresarnos desde la vulnerabilidad requiere de una gran honestidad y de ver en la otra persona lo que es y no lo que ha hecho».

En el caso de optar por la decisión de perdonar, es importante «pasar página y no torturarse, ni vivir con miedo pensando si va a volver a suceder». Por ello, recomienda «enfocar las relaciones con nuevas perspectivas». Para concluir, asegura que «una vez nos damos cuenta de que hemos superado la infidelidad es cuando nos podemos dar el permiso y preguntarnos, más allá de mis juicios y de mi rencor, si sería posible para mi construir de nuevo la confianza perdida teniendo en cuenta lo que deseo y lo que realmente me conviene, porque a veces lo imposible se puede volver posible».