El chef afincado en Mallorca ultimando la elaboración de la Tarta ahumada de grana padano y ricotta. | José Sevilla

0

El chef Josemi Martínez, del restaurante Cap Vermell de Canyamel, ganó este lunes, en la feria gastronómica Madrid Fusión, que finaliza mañana, el primer premio en el Concurso Bocados con Queso 2022, al que se presentaron 50 cocineros de toda España, siendo elegidos seis para la final. El jurado, integrado por chefs dos y tres estrellas Michelin, le otorgó el cheque de 1.000 euros y la estatuilla de ganador por su tapa Tarta ahumada de grana padano y ricotta, compuesta de mouse de grana padano y ricotta, dulce de membrillo, piñones, miel del bosque y humo de pino.

El cocinero pacense afincado en Mallorca también obtuvo el tercer premio en el Concurso Mejor Receta con Bacalao Desalado 2022. «No venía a ganar. Con estar en la feria era suficiente. Además, he sido el único que ha competido en tres concursos y eso es un orgullo», reconoció quien estuvo apoyado por sus primos durante la jornada.

Josemi Martínez, con los dos premios obtenidos este lunes en Madrid.

En la principal feria gastronómica de España también participan empresas y sellos de calidad con productos de la Isla, integrados en el estand del Consell de Mallorca. Entre ellos, la DO Oli de Mallorca y DO Oliva de Mallorca que protagonizaron una exhibición de cócteles de la mano de José Torres. Elaboró la bebida Terra con productos isleños como vodka, ginebra de romero, zumo de limón, gotitas de aceite de oliva mallorquina con albahaca, oliva negra y chili, señaló Lydia E. Larrey.

Nuria Basillo, de IGP Sobrassada de Mallorca, en el estand.

José Torres, en plena elaboración del cóctel ‘Terra’.

En el espacio reservado por el Consell de Mallorca también mostró sus delicatessen la IGP Sobrassada de Mallorca. «Se han interesado por nuestro embutido más famoso distribuidores de la Península, cocineros de alto nivel e incluso profesionales de Canarias», señaló Nuria Basilio desde el estand.

Las Bodegas Santa Caterina, de Sencelles, ofrecieron sus vinos.

Vista del estand, durante el acto organizado por DO Oli de Mallorca.

Al lado, la DO Binissalem contó con la presencia de la Bodega Santa Caterina, de Sencelles. «Aunque nuestras ventas en la Península apenas son del 2 %, hay que estar en Madrid Fusión para hacer marca y que el público vea que somos una potencia gastronómica», explicó la gerente de esta denominación de origen, Marga Amat. «Somos un destino gastronómico de alta calidad», añadió. Desde Ametlla + de Mallorca señaló Xisca Leal, que dirige esta empresa fundada hace año y medio por cuatro mujeres en Son Servera, que apoya la producción de una almendra más sabrosa que las del resto del mundo, al surgir de árboles de secano, y la preservación de estos árboles emblemáticos. Precisamente la chef Cati Pons protagonizó una exhibición culinaria con este producto de primera calidad como ingrediente principal.

Tolo Martorell, de Destilerías Jordi Perelló, que presentó una ‘cassalla’.

Xisca Leal, de Ametlla + Mallorca.

Finalmente, Tolo Martorell, de Jordi Perelló, presentó en la feria una botella de cassalla con una etiqueta conmemorativa de los 140 años de esta destilería de Llubí, la más antigua de la Isla. «Es complicado introducir las herbes en la Península porque cada región tiene sus propios licores, pero aquí podemos contactar con distribuidores, incluso extranjeros, interesados en nuestros licores autóctonos», afirmó.