Imagen relativa a una campaña del Consell que buscaba potenciar el consumo de productos locales. En la imagen Tomeu Arbona, del Fornet de la Soca. | Julián Aguirre

8

Un reciente estudio especializado reunía los tres principales argumentos que los turistas extranjeros sopesan para decidir viajar a España para pasar su tiempo de ocio y de vacaciones. Estos son la gastronomía, el clima benévolo y los precios asequibles, nada nuevo bajo el sol. Cada región o comunidad tiene en sus cocinas un patrimonio etnológico y cultural de valor incontestable, y en ello Baleares y Mallorca no son ninguna excepción.

La gastronomía local se abre paso, poco a poco y con todas las dificultades del mundo, en un contexto capitalizado por la incertidumbre que a nivel económico y social traslada la pandemia de coronavirus. Sin embargo algunos valores son apuestas seguras, y mientras las dificultades arrecian algunas cocinas que rinden homenaje cada día a la tradición culinaria propia reciben reconocimientos de altura, y obradores que apuestan desde el inicio por la calidad ven premiada su labor por parte de las instituciones.

Entre tanto los diseñadores de Melicotó han erigido su particular homenaje a la gastronomía mallorquina. De lo que se come se cría, dicen, y qué duda cabe de que el alma isleña se fragua, entre otros aspectos, a partir del paladar.

Esta es la propuesta de Melicotó de las delicatessen imprescindibles de Mallorca, una publicación que ha gozado de popularidad en las últimas horas en las redes sociales. ¿Le falta alguna que no pueda faltar y que se haya pasado por alto?

Noticias relacionadas