Hasta ahora pensábamos que el León come gamba de Alberto, de MasterChef 3 era el peor plato que se había servido en el concurso, pero tenía una gran ventaja: estaba cocinado.

0

Hasta ahora pensábamos que el León come gamba de Alberto, de MasterChef 3 era el peor plato que se había servido en el concurso, pero tenía una gran ventaja: estaba cocinado. La mítica patata con cara de león llegó, por su carisma, incluso (reformadísima) uno de los platos del restaurante MasterChef de Madrid.

Sin embargo, nunca lo será la perdiz muerta (faltaría más) y sin cocinar que preparó o mejor dicho, que no preparó Saray en la última emisión del concurso, algo con lo que provocó una deseada expulsión.

Repasamos algunos de los peores platos de MasterChef España:

A sus 18 años a Alberto, concursante de MasterChef 3, le pedían constantemente que mostrara su garra en la cocina. Y lo hizo, aunque no de la mejor manera. El joven presentó un plato llamado León come gamba. Se trataba de una patata que no acabó de cocer bien, gambas y pimientos. Eso sí, la patata tenía carita de algo parecido a un león.

"El humor es importante en la cocina, pero veo esto y el humor no me sale por ningún sitito, esto es un insulto a mi inteligencia, un insulto al jurado", decía Pepe Rodríguez. «En mi vida he visto una marranada como esta y que tú me la intentes colar, es una mofa, una burla a nuestro oficio, ningún concursante de MasterChef Junior ha hecho un plato tan bobo como éste», añadía una acalorado Jordi Cruz. Alberto fue expulsado sin deliberación.

Al año siguiente pareció que el León come gamba había creado escuela y Fidel presentó unos espaguetis con concasse de tomate que dejaron secos tanto a los espaguetis como al jurado. «No hay razonamiento, ni pensamiento, ni idea, ni gusto, ni ganas», decía Pepe, tocando los espaguetis. «¿Te acuerdas del León come gamba? Lo más parecido que hemos visto», le dijo Samantha.

La cocina internacional se le resistió a Milagrosa, de MasterChef 2. Y eso que la jerezana trató de fusionar platos que no habrían podido estar juntos ni en la misma carta. La mujer preparó un guacamole que sólo era aguacate maltratado, cochinita pibil muy lejos de la receta originial, dátiles rellenos y humus, acercando, muy a su pesar la cocina árabe y la mexicana. «Esto no es hacer honor, ni aquí ni en Marruecos ni en la China popular», decía Samantha Vallejo-Nájera. Sobre la sazón, Pepe lo tuvo claro: «Soso como un demonio».

Aniuska pensó que una cosa roja salida de una cocina llena de sustancia roja como un matadero sería la bomba y lo fue, pero de sangre. Se trataba de un postre considerado «una guerra con el plato y con la cocina». Pepe le dijo que su cocina parecía «una película gore» y sobre el plato aseguró que era «una bola de azúcar». «Me recuerda a Los chicos del maíz», dijo Jordi. «Esto es un desastre absoluto», se limitó a decir Samantha.

¿Hemos dicho ya que el León come gamba marcó un antes y un después? En MasterChef Celebrity Fernando Tejero hizo su versión, esta vez con un plato antropomorfo que mezclaba a 'La Sirenita', como dijo Samantha con un bogavante. Era un arroz con ese ingrediente, pero la jurado le tuvo que recordar al actor que «esto no es Masterchef junior» y «este emplatado es infantil y no es digno de esta prueba».

Emil, de MasterChef 2 quiso hacer una versión de un cocido tradicional, pero fue una versión de un desastre. Su cocido «por partes» fue algo que el jurado querría olvidar. «Esto es un churro sin tiene sentido», decía Pepe Rodríguez, para que Samantha alegara después que le había «costado tragarlo». Jordi Cruz le hizo concienciarse, pidiéndole que repitiera con él que el plato era «una gran castaña».

En su día, la Manzana asada con espuma de gazpacho y huevo poché de Paloma, de MasterChef 5 fue considerado el «el peor plato de la historia». «Ascazo» y «marranada» fueron otros de los calificativos que se llevó este plato, en el que la manzana aún conservaba la piel. «¿Preparas esto a tu familia?», dijo con asombro Jordi Cruz.

Para la cordobesa Lola, de MasterChef 2 su seitán (un sustituto de la carne para los veganos y vegetarianos) estaba bien. Para el jurado no, hasta tal punto que fue la primera expulsada de la edición. Los nervios no la dejaron lucirse. «Me da pena ver como aquí os anuláis. En el casting vi un plato de verduras que parecía de alta cocina y hoy veo algo que es para coger el plato y tirarlo», se quejó Pepe Rodríguez.

El concursante Nathan recibió mucha caña del jurado en MasterChef 5, donde uno de sus platos pasó a la historia del concurso. Él lo llamó Año nuevo chino y era una sopa de color incierto y picante en exceso. Fue, de nuevo «el plato más malo» que se había probado. Las patas de gallina que llevaba sirvieron para que Pepe jugara con ellas. «No me lo puedo comer, eso es una goma», dijo Pepe. «Es un agua sucia, dulce, picante...», valoró Samantha.

MasterChef Celebrity también ha dado grandes desastres, como en su segunda edición, donde Juan Betancourt y Marina San José trataron de hacer una tarta que parecía un catálogo de frutas. «La tarta con la pinta menos apetecible del mundo» fue la suya, con los bizcochos de soletilla tratando de contener a los ingredientes dentro. Los jueces ni siquiera lo probaron.

Los Chunguitos no tenían ni idea de cocinar y aún así concursaron, y tardaron en irse, de MasterChef Celebrity. En una ocasión presentaron una ensalada llamada Vida. Juan reconoció no acordarse ni de qué ingredientes llevaba. «Había un poquito de tierra en el tallo», dijo Tamara Falcó, a la que el jurado designó como probadora. «Nunca he visto a nadie con un nivel tan bajo como el tuyo», le dijo Jordi Cruz.