Previous Next
0

En uno de los salones de Son Termens, Pep Zaforteza reunió a una treintena de amigos de Bunyola para cenar de caracoles. La cena, en la que no faltaron productos de matances de las fincas de algunos invitados ni vinos de bodegas mallorquinas como Macià Batle o José Luis Ferrer, es ya tradición.

Desde hace cinco años. Zaforteza les reúne en Son Termens para celebrar una caragolada como inicio de las fiestas de Santa Catalina, de Bunyola. Entre los asistentes se encontraba el alcalde del municipio, Jaume Isern , y su hermano Joan.