Agentes del Cuerpo Nacional de Policía practicaron la detención de la violenta mujer. | Alejandro Sepúlveda

La Dirección General de Tráfico recomienda a todos los conductores no coger el coche bajo los efectos del alcohol. Pero no todo el mundo asume dichas consignas de buen grado. Una mujer, española de 35 años, fue detenida por la Policía Nacional por golpear a su marido por coger un taxi al no encontrarse en condiciones óptimas para ponerse al volante. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía procedieron al arresto de la agresora, a la que acusan de un delito de violencia doméstica y otro de lesiones.

Los hechos sucedieron sobre las 06.50 horas de la madrugada de este martes en las inmediaciones comprendidas entre el polígono de Son Castelló y la barriada de sa Indioteria, en el término municipal de Palma.Sobre esa hora, un taxista llamó a la central policial del 091 solicitando ayuda al tener serios problemas con unos clientes. Es más, el conductor llevó el taxi hasta la rotonda de Son Castelló, en Gran Vía Asima, lugar donde se encuentra la base de zetas (Radio Patrullas) de la Policía Nacional. Una vez allí, se puso en paralelo con un coche patrulla que se encontraba en la puerta y pidió auxilio. Los agentes se bajaron y no tardaron en darse cuenta que en el interior del vehículo se encontraba una mujer, totalmente fuera de control, que no cesaba de golpear a su pareja sentimental. Los policías consiguieron sacar a la violenta agresora del taxi y proteger al varón. El hombre, en una primera inspección superficial, presentaba moratones y arañazos por el rostro y el cuello. A pesar de la violenta agresión de la que había sido objeto, el sujeto se negó a interponer una denuncia contra su pareja.

La víctima, que se encontraba bajo los efectos del alcohol, explicó a los funcionarios policiales que había bebido bastante y que no estaba en condiciones para poder conducir su vehículo particular. Esta decisión, avalada y recomendada por la DGT, parece que no gustó mucho a la mujer, que montó en cólera hasta el punto de golpear a su pareja. Según la declaración del taxista, persona neutral en esta historia, el hombre en ningún momento trató de defenderse ni golpeó a la mujer. Finalmente, la acusada fue trasladada a los calabozos de la Jefatura Superior de Policía y una ambulancia atendió al varón.