Bartolomé Cursach, este martes en la Audiencia Provincial.    | ALEX SEPULVEDA

El Tribunal Superior de Justicia considera que el exfiscal Miguel Ángel Subirán sí puede ser juzgado. La Sala de lo Penal dictó ayer un auto en el que deja sin efecto el archivo de la investigación contra Subirán por las supuestas irregularidades en la investigación del ‘caso Cursach y sus derivadas. Este archivo fue decidido hace un año ante informes forenses que cuestionaban su capacidad para declarar. Los últimos exámenes realizados al exfiscal descartan de plano que su capacidad para afrontar un juicio esté mermada.

Tanto el informe de una forense como el de un psiquiatra que examinaron hace dos meses a Subirán coinciden en que éste pudo exagerar sus síntomas y que, en cualquier caso, puede responder preguntas con claridad. En la comparecencia que se llevó a cabo el pasado viernes, según recoge el auto, los dos profesionales fueron más allá y contestaron que la personalidad de Subirán «puede encajar con indicios de conductas manipulativas».

Ahora, lo que tiene pendiente de resolver la misma Sala es qué ocurre con la decisión del instructor, Carlos Gómez, de continuar las actuaciones para juicio solo por un delito de revelación de secretos. La Fiscalía y el resto de acusaciones piden ampliar los delitos por los que enjuiciar a Subirán y al exjuez Manuel Penalva a delitos mucho más graves, como, coacciones a testigos o detenciones ilegales. El Ministerio Público basa esas acusaciones en los mensajes de WhatsApp descubiertos en el móvil de uno de los policías del Grupo de Blanqueo. La causa del TSJIB contra el juez y el exfiscal lleva cerca de un año a la espera de una resolución definitiva mientras se acerca el inicio del juicio del ‘caso Cursach’, previsto para el 13 de junio.