Eduardo López, en su casa de s’Arenal, tras recibir el alta hospitalaria.    | M. À. Cañellas

28

Un guardia civil jubilado de 68 años de edad sufrió el robo de sus pantalones y de 270 euros cuando estaba en un box de urgencias de un centro hospitalario de Palma, donde había ingresado con un cuadro médico grave. Eduardo López, el afectado, ha pasado cinco días ingresado y hoy interpondrá denuncia por el robo en la Jefatura de policía. El pasado viernes, a las 15.30 horas, el exfuncionario –que es muy conocido y apreciado en Palma por su largo historial profesional– llegó a urgencias en un estado grave. Sufre una enfermedad pulmonar crónica y sufrió un episodio severo, que le dejó casi inconsciente.

Eduardo llegó con su mujer, pero solo pudo entrar él en el box de urgencias por protocolo COVID. Le faltaba oxígeno y los médicos y sanitarios lo atendieron sin demora para estabilizar sus constantes vitales, que se estaban debilitando por momentos. Lo desnudaron y le colocaron una bata, mientras le inyectaban una medicación para que reaccionara. Una hora y media después, la esposa del guardia civil jubilado pudo reunirse con él, que ya se estaba recuperando aunque seguía en un estado muy delicado.

Finalmente, a las 18.30, tres horas después de su ingreso, el sexagenario fue subido a una habitación de planta y fue entonces cuando descubrió que le faltaban los pantalones y 270 euros que guardaba en uno de los bolsillos. La camisa, el chaquetón, los zapatos y los calcetines se los devolvieron en una bolsa, pero de la otra prenda no se halló ni rastro. Eduardo ha permanecido cinco días hospitalizado y ayer ya se encontraba de alta en su casa de la calle Berlín, en s’Arenal. El hombre se mostró indignado por lo ocurrido: «No puedo entender cómo alguien me puede robar los pantalones y el dinero, que para mí era una cantidad importante, mientras estaba fatal en un box de urgencias. Ahora ya estoy mejor y mañana (por hoy) iré a la Policía Nacional para interponer denuncia por robo».

El apunte

Revisarán las cámaras de seguridad para aclarar quién se pudo llevar el dinero

Fuentes policiales indicaron este miércoles que en cuanto se formalice la denuncia del afectado en la Jefatura de la Policía Nacional se abrirá una investigación para aclarar quién se quedó con el dinero del paciente que estaba siendo atendido en el box de urgencias. Además, añadieron que en este tipo de complejos sanitarios siempre hay cámaras de seguridad, por lo que podrán ser revisadas. En los últimos meses se han denunciado otros hurtos y robos en distintos centros hospitalarios de la Isla y se han practicado detenciones.