Agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional practicaron la detención. | Redacción Sucesos

7

Agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional han detenido a un portero de discoteca por dar una paliza a dos chicos en la puerta del establecimiento una vez cerrado al público. Los hechos se remontan a final del año pasado, cuando dos hermanos veinteañeros estaban en el interior del local de copas ubicado en el Marítim. En un momento dado, uno de los controladores de acceso de la sala inició una discusión con uno de los jóvenes por su comportamiento con una chica y fueron expulsados del recinto. En un principio, el motivo del enfrentamiento fueron unos supuestos abusos cometidos sobre una joven en el local, aunque finalmente, éstos no quedaron probados ni se presentaron cargos.

Una vez que cerró la sala, los chicos expulsados, junto a otros amigos, esperaron a los porteros. Al ver que uno de los responsables de seguridad estaba atacando a su hermano menor, el mayor de ellos acudió bastante envalentonado a defenderlo. En cuestión de segundos, el controlador de acceso lanzó dos manos impactando en ambas víctimas, dejándoles aturdidos llegando a fracturarle la nariz a uno de ellos. Durante la reyerta también se vieron implicados otros porteros, pero en esta ocasión no tuvieron una participación activa. Por ese motivo, fueron llamados a declarar en calidad de testigos. El Grupo de Homicidios se hizo cargo de la investigación, procediendo a la detención del citado portero, al que le constan antecedentes policiales. El arrestado es una persona con conocimientos de deportes de contacto.