Teodor Canet, en Alcúdia, presentaba este aspecto al mediodía.

0

Se cumplió el guion. La previsión de fuertes lluvias para el norte de Mallorca llegó este martes en forma de gota fría a Alcúdia, Pollença, Muro, Felanitx, Sóller, sa Pobla, Palma y Manacor. En total, los servicios de emergencias tuvieron que actuar en unos setenta incidentes, la mayoría por inundaciones en calles, locales y plantas bajas.

El aguacero dejó 122 litros por metro cuadrado en s’Albufera de Muro, aunque donde más se dejó sentir el temporal fue en Alcúdia y el Port.

A partir de las diez de la mañana, el cielo se oscureció en la zona norte y comenzó a llover, al principio de forma suave y a medida que pasaban las horas con mayor intensidad. Al mediodía, la situación se tornó complicada en algunos municipios y tuvieron que ser cortadas al tráfico dos carreteras: la del Camí de s’Albufera (sa Pobla-Alcúdia), donde cayó una auténtica tromba de agua en un corto espacio de tiempo, y la del acceso a es Murterar, en Alcúdia.

Vía de circunvalación

En un tramo de la vía de circunvalación de Alcúdia quedó atrapado un coche y los bomberos tuvieron que actuar de urgencia para rescatar al conductor. En Pollença, al mismo tiempo, se complicaba la situación y todas las alarmas saltaron cuando un coche fue arrastrado por las aguas en un torrente, aunque afortunadamente no había nadie en el interior.

En la vía de circunvalación de Alcúdia un coche quedó anegado.

En Portocolom también empezó a llover con fuerza y se registraron los primeros incidentes, la mayoría de ellos leves, al igual que ocurrió en Sóller, Manacor y Palma. En la capital empezó a llover sobre las once, pero no llegó a descargar con fuerza. Desde la Policía Local informaron que no se habían registrado problemas graves.

En el norte, sin embargo, numerosas calles quedaron anegadas, como los Estanys Petits o Teodor Canet, en Alcúdia. La Guardia Civil, los Bomberos del    Consell, las policías locales, Protección Civil y el centro de emergencias del 112 recibieron numerosas llamadas de vecinos. La alcaldesa de Alcúdia, Bàrbara Rebassa, reconoció que por momentos la situación se volvió complicada y que tuvieron que dar prioridad a los sucesos de mayor gravedad. La política agradeció la llamada de la delegada del Gobierno, Aina Calvo, y del Consell de Mallorca, para interesarse por la situación en aquel municipio.

En los Estanys Petits, en Alcúdia, se acumuló un palmo de agua.
Noticias relacionadas

Las lluvias anegaron también una escoleta de la zona y casas de la calle Alberts, entre otras. En Pere Mas i Reus un coche quedó atrapado en un gran charco.

Precaución

La delegada de la AEMET, María José Guerrero, instó a los ciudadanos a estar muy pendientes de la previsión meteorológica y la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, se manifestó en término similares y en las redes sociales pidió «precaución» a la ciudadanía. Para hoy se mantiene la alerta naranja en toda la Isla.

El temporal también derribó árboles y ramas en algunas carreteras comarcales de la zona norte y muros de piedra de algunas fincas se derribaron por el aguacero. En la Platja de Muro, cerca de s’Albufera, algunas calles quedaron inundadas y los vecinos tuvieron que achicar el agua con cubos, a la espera de que los bomberos pudieron acudir en su auxilio.

Operarios y policías locales despejaron carreteras.

Fue precisamente en esa zona donde se registraron las precipitaciones más intensas, con    122 litros por metro cuadrado (récord en 24 horas), 17.4 de ellos solo en diez minutos. El segundo municipio donde más llovió fue en Pollença, donde cayeron 90 litros. En el Port de Pollença fueron 49 los litros, misma cantidad que en Portocolom. En el Port de Sóller, 47, y en Capdepera, 45. Las escaleras de es Calvari parecían al mediodía un torrente, tras el paso de la DANA. Desde la Guardia Civil, en colaboración con Emergencias del Govern, se montó un dispositivo especial para recabar información sobre los estragos que iban provocando las lluvias, aunque fuentes oficiales informaron que finalmente «no se produjeron tantos daños como se podía esperar».

Los daños de la lluvia.

A la una de la tarde el tiempo comenzó a cambiar y en amplias zonas salió el sol. Fue el momento en el que los afectados aprovecharon para sacar el agua de sus casas o negocios. O que otros colgaran en las redes sociales los estragos del agua: «Iba por la carretera de es Murterar y el agua que bajaba parecía un torrente», contó un conductor al que sorprendió el temporal.

Las lluvias en Ferreries desbordan el torrente

En Menorca, se registraron ayer catorce incidentes, seis de ellos en Ferreries, tres en es Mercadal, tres en Ciutadella y dos en Maó, mientras que, hasta las 17.00 horas, tan solo se contabilizó uno en Sant Josep (Eivissa). En el municipio menorquín de Ferreries, donde según el radar de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) habrían caído más de 80 litros por metro cuadrado en una hora, se ha desbordado el torrente de Son Granot a su paso por esta localidad, lo que ha causado inundaciones en el kilómetro 25 de la carretera Maó-Ciutadella, así como en calles del polígono y en varias vías de la zona.