Agentes de la Polizei alemana y guardias civiles durante uno de los registros del miércoles.  | A. Sepúlveda

4

Los investigadores alemanes, apoyados por la Guardia Civil, han imputado en Mallorca a una docena de implicados en la macroestafa internacional millonaria. La operación, con todo, sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones en las próximas horas.

La trama operó durante años en distintos países europeos, a través de páginas webs fraudulentas, y ha conseguido estafar decenas de millones de euros. Los primeros datos, incluso, apuntan a un cifra: 50 millones. Tal y como adelantó Ultima Hora, entre los investigados hay un ex policía nacional de Palma, cuya casa de Costa de la Calma (Santa Ponça) fue registrada por los agentes el miércoles.

No declara

Noticias relacionadas

El exfuncionario está acusado de los delitos de estafa y falsedad y su mujer también está investigada. Ambos se negaron a declarar ante la Guardia Civil, acogiéndose a su derecho constitucional. En otro orden de cosas, la comisión rogatoria alemana –formada por policías y fiscales– que ha viajado a Mallorca seguía ayer en la Isla, pero su regreso a su país era inminente.

El grueso de la estafa se ha cometido en Alemania, pero hay ramificaciones en distintas ciudades europeas, entre ellas Palma y Calvià.

En Mallorca, hay algunos abogados que podrían haber dado cobertura a la organización y están en el punto de mira de los investigadores. De hecho, algunos despachos profesionales han sido registrados y se han incautado de abundante documentación. Las estafas se cometían a través de páginas de internet falsas y con inversiones fraudulentas. También se rastrean transferencias con testaferros y blanqueo.

Punto de vista

El análisis de la documentación durará «semanas o meses»

En los nueve registros practicados el miércoles en Palma y Calvià, los agentes de la Guardia Civil y de la Polizei alemana se incautaron de numerosos ordenadores, soportes informáticos y cajas con documentación, que está siendo analizada. Sin embargo, fuentes próximas al caso informaron que el volumen es tal que deberán estar «semanas o meses» examinando los documentos. También se han interceptado multitud de correos electrónicos y mensajes que se cruzaban los implicados en la trama.