Agentes de la UPR (Unidad de Prevención y Reacción) de la Policía Nacional saliendo de una vivienda tras un registro. | Alejandro Sepúlveda

18

Aumenta por momentos la tensión en la barriada palmesana de Son Gotleu tras fracasar la mediación entre los dos clanes enfrentados por un tiroteo a principios de la semana pasada.

Según fuentes próximas a las dos familias, el intento de mediación se ha visto interrumpido de forma tajante. El motivo es que el clan de ‘Los Manzano’ no acepta el diálogo con ‘Los Pelúos’ tensando así la relación y el afán de ‘venganza’ entre las familias.

Noticias relacionadas

«En estos momentos la situación en la barriada de Son Gotleu está controlada gracias al despliegue de decenas de agentes de la Policía Nacional. Son los únicos capaces de evitar una guerra. Los gitanos hemos perdido el control de la situación. Es una realidad y hay que asumirla. Para negociar tienen que estar las dos partes de acuerdo», apuntan desde las familias implicadas.

A pesar de todo, los mediadores (personas neutrales) tratan de establecer lazos entre ambas familias para evitar «altercados serios», pero hasta la fecha con resultados infructuosos. En la actualidad, el clan de ‘Los Pelúos’ está asentado en Son Gotleu y cuenta con algo más de 200 personas. Por su parte, el clan de ‘Los Manzano’, también vinculado familiarmente con el de ‘Los Sheriff’ son un centenar. Estos últimos son bastante peligrosos y fuentes próximas al caso son conocedoras de que disponen de armas de fuego. La situación se complica más si cabe desde el momento que existe una división interna en el clan de ‘Los Pelúos’. La víctima del tiroteo recriminó en el hospital de Son Espases a algunos integrantes de su propia familia la falta de apoyo. El hombre afirmó sentirse desprotegido por su propia familia, señal de debilidad.

La Policía Nacional tiene ‘blindada’ la barriada

Importante despliegue policial, las 24 horas, en la barriada de Son Gotleu. Desde que estalló la guerra entre ‘Los Pelúos’ y ‘Los Manzano’ más de una treintena de agentes mantienen ‘blindado’ el barrio. Agentes de la UPR (Unidad Prevención y Reacción), Radio Patrullas, Rayos (motoristas), varios equipos de policía judicial y la Brigada de Seguridad Ciudadana e Información trabajan sin descanso para evitar nuevos altercados. También son los encargados de proteger las viviendas de los integrantes de varios implicados y de la búsqueda y localización de los tiradores. El sábado por la tarde siete miembros de ‘Los Pelúos’ habían decidido dar un paso al frente y marcharse de la Isla. Lo hicieron en barco y escoltados por arios vehículos policiales.

PALMA.

El inspector jefe del Grupo de Homicidios, en el lugar.