La acusada, en el juicio celebrado en Vía Alemania. | Guillermo Esteban

4

Una mujer ha sido condenada en Palma a 11 meses de cárcel por gastar 4.868 euros en servicios de telefonía móvil con la tarjeta de crédito de su expareja. La acusada, de nacionalidad española, se declaró en el juicio autora de un delito continuado de estafa.

La jueza de lo Penal número 6 tuvo en cuenta la circunstancia atenuante de reparación del daño como muy cualificada, ya que la mujer consignó la totalidad del dinero estafado antes del juicio.

El abogado de la defensa solicitó la suspensión de la pena de prisión y la fiscal no se opuso con la condición de que no cometa ningún delito en los próximos dos años.

Los hechos por los que la mujer fue juzgada se produjeron entre el 20 de abril y el 23 de septiembre de 2019. La acusada, sin el conocimiento ni la autorización de su excompañero sentimental, realizó una serie de cargos de productos y servicios de telefonía móvil con la tarjeta bancaria del hombre. Los pagos estaban vinculados a compras de productos y consumo de servicio de telefonía.

El perjudicado, que fue asistido por el abogado Pablo Alonso de Caso, se puso en contacto con la compañía de telefonía móvil, que le confirmó que los pagos los había realizado la acusada. La mujer reconoció a su ex a través de WhatsApp que había realizado estos cargos con su tarjeta.

La fiscal reclamaba al principio dos años de prisión, pero rebajó su petición al llegar a un acuerdo con la defensa.