Dos policías trasladan a los juzgados a dos de los presuntos miembros de la 'manada de Corea'. | A. Sepúlveda

La 'manada de Corea' llega a juicio. El fiscal pide penas que suman 12 años de internamiento en régimen cerrado para los cinco menores acusados por la presunta violación grupal a una niña de 13 años durante la Nochebuena de 2019. La Fiscalía reclama una medida de tres años de reclusión para dos de los adolescentes y dos años para los otros tres. Los agresores no podrán acercarse a menos de 500 metros ni comunicarse con la víctima durante los próximos dos años.

La agresión sexual denunciada ocurrió la noche del 24 de diciembre. Los cinco acusados, que tienen edades comprendidas entre los 16 y 17 años, se encontraban de fiesta en un domicilio situado en un primer piso de la barriada de Corea, en Camp Redó. La vivienda era de la abuela de un amigo de los adolescentes, ya fallecido, que en su momento fue investigado por la Policía Nacional por su supuesta implicación en los hechos.

La menor, según el relato del Ministerio Fiscal, acudió al inmueble acompañada por una amiga de los procesados. La víctima se presentó en la casa bajo una «importante» ingesta de bebidas alcohólicas y de estupefacientes, hasta el punto de que «no podía discernir y comprender el alcance de sus actos».

Los acusados se aprovecharon de su estado y le propinaron sucesivos «guantazos» para que accediera a sus peticiones. De esta forma, la llevaron hasta una habitación del domicilio donde la violaron por turnos y le causaron una contusión en el hombro izquierdo, según sostiene la Fiscalía en su escrito.

A continuación, uno de los implicados obligó a la perjudicada a que le acompañara con su vehículo hasta las inmediaciones de un supermercado donde, tras amedrentarla y darle varios «guantazos», la violó. La víctima regresó al domicilio en el que se encontraban los acusados de fiesta y otro de los agresores la volvió a forzar a pesar de las reiteradas negativas de la menor.

La Unidad de Atención a la Familia y Mujer de la Policía Nacional, tal y como publicó en exclusiva Ultima Hora, detuvo a los seis sospechosos y a un adulto por su participación en la presunta agresión sexual grupal. Los agentes también arrestaron a la menor que acompañó a la víctima al piso de 'Corea' por, supuestamente, coaccionarla para que mantuviera relaciones sexuales con ellos. El fiscal la exculpa.

Los acusados explicaron que las relaciones fueron consentidas

Los miembros de la presunta manada de Corea explicaron ante los investigadores que las relaciones fueron consentidas. El único adulto detenido, de 19 años, admitió que estuvo en el piso en el que ocurrieron los hechos, pero no vio nada. La víctima pidió que le cambiaran de centro de menores y fue trasladada a la Península.