La conductora ebria se encaró con los guardias civiles cuando fue detenida, en septiembre de 2016.

«Estamos enfadados y muy decepcionados porque no se ha hecho justicia. La sentencia por la muerte de Biel Llull es papel mojado». La familia del policía local que en 2016 fue atropellado mortalmente en Sineu por una conductora ebria se muestra indignada porque la condenada todavía no ha ingresado en prisión.

Noticias relacionadas

La turista francesa Florence Chatelard cuadruplicaba la tasa máxima de alcohol cuando arrolló a Biel, en presencia del hijo pequeño del policía. El juicio se celebró en abril de 2018 y la mujer fue condenada a dos años y siete meses de cárcel. Recurrió a la Audiencia, pero se desestimó. También al Supremo, con el mismo resultado. «En enero de 2020 le dieron 10 días para entrar en prisión -recuerda su hermana-, pero pidió un indulto al Gobierno, que le denegaron».

El 9 de diciembre debía recoger en los juzgados la notificación de entrada en la cárcel, pero no apareció. Y aún la esperan. «Nos sentimos impotentes ante esta situación y la lentitud administrativa y burocrática, y nos duele muchísimo la actitud que siempre ha tenido la acusada, que hace caso omiso de la sentencia y da por hecho que pagando una indemnización el daño está reparado», apunta la familia. «Cada recurso que ha hecho ha sido un golpe para nosotros, y ahora que los ha agotado todos y parecía que definitivamente entraría en la cárcel, es indignante que aún tengamos que esperar, después de casi cinco años, un papel de la jueza para ordenar su detención», critican.