La Policía Local de Palma ha levantado a este local este año más de medio centenar de actas. | Archivo UH

71

Un bar de Palma situado en la calle Patronato Obrero ha sido sancionado con una multa de 201.301,50 euros por incumplir la normativa COVID y otras infracciones. Además, se le imponen dos meses de cierre, que se hará efectivo este mismo sábado.

En octubre pasado, ya se decretó el cierre cautelar de este establecimiento durante un periodo de un mes.

Con este nuevo decreto, que impone una multa de más de 200.000 euros, al establecimiento se le imputan una sanción muy grave, dos graves y dos leves de la Ley de actividades de 7/2013 de 26 de noviembre. Los motivos son negar el acceso al local a agentes de la autoridad o inspectores; obstaculizar o impedir la inspección, negativa a colaborar; incumplimiento de las condiciones administrativas de instalación, inicio o ejercicio de la actividad, e incumplimiento de las medidas sanitarias vigentes por la pandemia de COVID-19

La Policía Local de Palma ha levantado a este local este año más de medio centenar de actas.

Noticias relacionadas

El establecimiento había sido objeto de diferentes denuncias por las molestias generadas a los vecinos de la zona y saltarse las normas establecidas para evitar la propagación de la pandemia.

Desde hace meses, este conflictivo bar ha ocasionando graves problemas de convivencia en el barrio. Se trata de un local, en cuyo interior, según los propios clientes, se consume sustancias estupefacientes y no se respetan las medidas de seguridad ni sanitarias. Además, eran habituales las peleas. «Todas las noches la calle Patronato Obrero se convierte en un ring de boxeo», aseguraba uno de los vecinos.

Actuaciones

El Ayuntamiento de Palma ha querido reivindicar las actuaciones realizadas en este establecimiento por parte de la Policía Local (Patrulla Verde), en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía y el Cuerpo de Inspectores del Gobierno, en coordinación con el Departamento de Actividades y Seguridad de Establecimientos (DASE) del Ayuntamiento de Palma, que ahora han hecho posible esta resolución.

Desde el área de Seguridad Ciudadana de Cort se ha hecho hincapié, además, en que esta es una línea de trabajo abierta que continuará activa, velando por el cumplimiento de la normativa, según avancen los trámites administrativos y judiciales, con el resto de aquellos expedientes activos en otros locales que también generan molestias a los vecinos de Palma.