Manuel Penalva y Miguel Ángel Subirán dirigiéndose a la Audiencia de Palma. | Pere Bota

21

«¡Viva el juez Penalva!». El viernes 3 de marzo de 2017, El Ico’ salió de los juzgados eufórico, con el puño en alto, de vuelta a la cárcel. El hijo de ‘La Paca’ se vanagloriaba de ser testigo protegido del caso Cursach. Sus declaraciones sirvieron para encarcelar a numerosos policías locales. «¡Ha ido perfecto, casi hago pleno!», gritó tras un careo con tres agentes que ingresaron en prisión.

Un nuevo informe de la Policía Nacional indica que el juez Manuel Penalva y el exfiscal Miguel Ángel Subirán aleccionaron a ‘El Ico’ «a cambio de ayuda procesal y de salir en libertad». Lo utilizaron junto al testigo protegido 16. «Sus testimonios llevan a numerosas imputaciones ante la nula actividad policial/judicial de investigación o cuanto menos de comprobación de sus acusaciones (en muchos casos estrambóticas y contradictorias entre sí).

Los anteriores instructores de la causa, ahora investigados por presuntas irregularidades, cambiaron y corrigieron los fallos de las declaraciones de ‘El Ico’ e introdujeron «episodios de amenazas sobre investigados de los que no tienen indicios suficientes para detenerlos a través de un testigo afín a su presunto grupo». La Policía Nacional apunta que Penalva, Subirán y el entonces Grupo de Blanqueo «sabían más que de sobra con quién trataban y la falsedad de sus declaraciones. Muchas de ellas presuntamente inducidas».

El documento señala que una de las declaraciones del hijo de ‘La Paca’, que cumple condena por tráfico de drogas, coincide con los WhatsApps del grupo ‘Operación Sancus’. «Parece haber sido dirigida por los ahora investigados en un acuerdo de voluntades. Existe plena coincidencia entre lo declarado y todo lo que en el chat se ‘presagiaba’».

El abogado Vicente Campaner habló con ‘El Ico’ en la prisión de Palma y lo grabó. El narcotraficante dijo que era un yonqui y que le obligaron a hacer cosas que no quería. «A juicio de esta instrucción, parece más bien que ‘El Ico’, sabedor de la falsedad de sus reconocimientos, quiere retractarse diciendo que es un yonqui para eludir su responsabilidad, pero sin enfrentarse al juez o al fiscal».

PALMA. DELITOS ECONOMICOS. CORRUPCION POLICIAL. OPERACION SANCUS.

‘El Ico’ celebra en el juzgado ante las cámaras la caída de Bartolomé Cursach.

«Si tuviera un hijo le llamaría ‘Ico’»

El informe número 8 de la Policía Nacional recoge que los investigadores del ‘caso Cursach’ estaban «satisfechos» con unas manifestaciónes que hizo ‘El Ico’ en el juzgado en 2016. Una declaración «concordante presuntamente con todo lo que a través del chat se pretendía que debería de indicar». A modo de chanza, en el grupo de WhatsApp llamado ‘operación Sancus’, Iván, uno de los policías del ex Grupo de Blanqueo de Capitales, escribe: «El único que nos quiere es ‘El Ico’, según el Ultima Hora» y, a continuación, adjunta un fragmento de una información de este diario. El exfiscal Miguel Ángel Subirán aplaude y afirma: «Si tuviera un hijo le llamaría ‘Ico’». En ese chat también intercambiaron mensajes cuando el hijo de ‘La Paca’ protagonizó careos con tres policías locales que ni siquiera conocía. «’El Ico’ está pillado y se está liando mucho con todos ellos», comentó la inspectora Blanca.